29 Sep

La dieta de los calabreses para vivir 110 años: así comen los centenarios

El biólogo Valter Longo presenta un libro en el desgrana “los cinco pilares” para ser más longevo y envejecer menos: evitar la carne y el ayuno son fundamentales

Conviene mirar con atención a este hombre, porque dice que tiene el secreto de la longevidad. Está ahí, sentado en frente, casi hundido en un sofá y dando la espalda a una cristalera desde la que se adivina la Gran Vía de Madrid. Valter Longo (Génova, 1967) se conserva muy bien para los 50 años que tiene, así que en ese aspecto pasa un primer escrutinio sobre sus teorías para evitar el envejecimiento desgranadas en ‘La dieta de la longevidad. Comer bien para vivir sano hasta los 110 años’, editado por Grijalbo este mismo año.

Longo, que se marchó de joven a Estados Unidos con la idea de convertirse en una estrella del Rock’n’roll y acabó estudiando biología molecular, tiene dos argumentos principales para desmarcarse de los muchos gurús que prometen métodos infalibles para vivir mejor, ser más guapos y tener éxito en todas y cada una de las cosas que nos propongamos. Uno, que no gana dinero con sus libros. “Yo no veo ni un duro y creo que eso es una garantía de que no me mueve un interés que podrías ser legítimo. He perdido millones de dólares por esta actitud”, dice sin levantar demasiado la voz. La segunda reivindicación que se hace es que su método es “científico y está basado en la investigación, en los ensayos cínicos y epidemiológicos”.

Longo dice que hay que comer poca carne y ayunar. En realidad, dice bastantes más cosas, pero esas dos son las “fundamentales”. También concede que eso no es descubrir América porque ya lo hacen los pueblos de la tierra en los que se vive durante más años y que él lo único que ha hecho es observar su dieta y extraer “un denominador común”. Pero que nadie se equivoque: “Este no es un libro de dietas, sino el resultado de una carrera científica sobre el envejecimiento con el objeto de que la gente tenga una vida más larga y más saludable. El régimen es la manera más fácil de conseguirlo”.

Así que Longo ha estudiado a los centenarios habitantes de Calabria, Cerdeña y Okinawa y ha extraído aquellas cosas “que tienen todos esos lugares en común”. Obviamente, concede que hay unos factores genéticos “que no se pueden cambiar”. Pero que aunque “hay gente que está muy protegida de inicio, la mayoría no lo está y lo que hagan o coman va a determinar su longevidad. La dieta es el método más eficaz para cambiar la perspectiva a futuro de un individuo, sea un hombre un mono un ratón. Y esa dieta también modifica a los genes. Eso se observa con claridad en los estudios. Por ejemplo el factor de crecimiento es muy distinto si se consumen proteínas o no. En ese sentido, los alimentos funcionan como si fueran un fármaco”.

Cinco pilares

“Sobre los sitios en lo que la gente vive más lo que se come es más importante que el ambiente. Por ejemplo, en Nueva York sus habitantes son bastante longevos y sin embargo esperarías que los que viven en el campo o la naturaleza vivan más tiempo y eso no es así. Los datos científicos muestran que hay muchas diferencias entre las dietas ricas en proteínas y las que no. El cáncer, por ejemplo, tiene una incidencia del 75% más. Y la mortalidad en general también varía muy sustancialmente”, explica el hombre de manera pausada, sin mostrar particular emoción (lo que también puede deberse a que es su segundo día de entrevistas promocionales y es altamente probable que lleve contestando a las mismas cuestiones varias horas).

Longo tiene claro cuál es el mensaje que desea que quede claro: “Me baso en cinco pilares que reflejo en el libro pero he tenido en consideración otros estudios. Mi trabajo no está orientado a escribir libros. Mi objetivo es aumentar la longevidad siguiendo la idea de mi mentor en la universidad de UCLA. He trabajado siempre en esa línea. Pensé que ya sabíamos lo suficiente como para que estas recomendaciones se puedan mantener estables por los próximos 20 años”.

Su idea es la de que esta es “la” dieta definitiva, que no hay grandes motivos para pensar que pasará de moda, como tantas otras. Y eso, en mucha medida, porque está basada en un método de observación y estudio un poco más riguroso de lo habitual: “Dirijo dos laboratorios, uno en Los Angeles y otro en Milán. El de Italia es de cáncer. Y el de Estados Unidos de envejecimiento. Hacemos estudios clínicos en todas las partes del mundo. Quizá hagamos unos 20 ensayos de manera simultánea”.

“Por la proliferación de recomendaciones, a veces contradictorias, es precisamente por lo que empecé el libro, para advertir de que no se puede escuchar a cualquiera. Hay una selva de dietas pero hay que aplicar un criterio para discriminar. En estos asuntos se escucha a cualquiera, incluido el vecino de en frente. Muchas de estas dietas provienen de Médicos que quieren ganar dinero y rentabilizar el seguimiento a sus pacientes. Algunas de ellas tienen sus ventajas, pero la mayoría de ellas acaban por ser bastante contraproducentes porque son ricas en proteínas”, explica el biólogo italiano.

El ayuno, fundamental

En su opinión, “esa volatilidad de las dietas tienen que ver con que están pensadas solo para ganar dinero. Yo propongo una que está basada en 30 años de investigación en una universidad y en la que no se gana un duro. Lo que pretendo no es ganar dinero, sino proporcionar datos clínicos para que la gente se beneficie y viva mejor”, explica con su habitual mesura.

Una de las ideas fuerza, si no la más relevante de sus tesis es el ayuno. “Es una de las tradiciones más antiguas. No es un asunto peregrino que está de moda, sino algo basado en datos científicos. Los centenarios de los lugares que hemos estudiado lo hacen, aunque hemos modificado algunas cosas para hacerlo más eficaz”. Sobre este asunto, concede que le “sorprendieron los efectos regeneradores en las células madre derivados de no comer. Un sistema de reconstrucción de sistemas y órganos que no tenía en mente”.

25 Sep

Podemos controlar el envejecimiento; los genes son solo el 50%

Elizabeth Blackburn y Elissa Epel, dos investigadoras que demuestran que los telómeros son la base biológica que explica la conexión entre la mente y el cuerpo

¿Por qué dos personas nacidas en el mismo año se hacen mayores a un ritmo distinto? Los factores que pueden llevar a esta situación son múltiples, sin embargo, hay un indicador que ofrece datos fundamentales sobre nuestro estado de salud presente, así como su futuro deterioro. Tal instrumento de medida es la longitud de nuestros telómeros, que en esencia no son más que los extremos de nuestros cromosomas.

Dichas regiones de ADN juegan un papel fundamental tanto en el envejecimiento celular como en el crecimiento de los tumores. Elisabeth Blackburn fue una de las primeras bioquímicas que se dedicó a estudiarlos y sus hallazgos le llevaron a obtener el Premio Nobel de Medicina en el año 2009. Junto a la profesora de psiquiatría Elissa Epel, ha escrito un volumen con el que pretende echarle una mano a los lectores para conseguir una mayor longevidad: ‘La solución de los telómeros‘ (Editorial Aguilar). Con el fin de saber un poco más sobre sus descubrimientos y las recomendaciones derivadas de ellos, Blackburn y Epel responden a nuestras cuestiones a través de correo electrónico.

PREGUNTA. Frente a quienes defienden que el envejecimiento depende de nuestra herencia genética, están, por otro lado, los que aseguran que el proceso es la consecuencia de nuestros hábitos cotidianos. En su libro, ustedes afirman que las dos posturas tienen razón. ¿Cómo concilian los telómeros tales puntos de vista?

RESPUESTA. Los telómeros son un ejemplo perfecto de cómo nuestros cuerpos y nuestra salud celular están influidos al mismo tiempo por la herencia genética y las experiencias que vivimos (el ambiente en el que crecemos). Los genes juegan un papel del 50%, y el resto… bueno, está en nuestras manos. Tenemos más control sobre nuestro envejecimiento del que creemos. Nuestros comportamientos cotidianos son importantes. Pueden hacernos más longevos o provocarnos enfermedades y sufrimiento.

Los extremos de los cromosomas actúan como un arma de doble filo. Si son demasiado largos tenemos riesgo de desarrollar cáncer

Hay aspectos del ambiente físico y social que dañan los telómeros, como ciertos productos químicos (pesticidas, tintes para el cabello, plásticos, etc.) o la calidad de nuestras relaciones. Entre los ancianos, aquellos que gozan de un buen apoyo social tienden a poseer telómeros más largos. Si tenemos, sin embargo, múltiples vínculos que nos causan malestar eso puede generar el efecto contrario y que los telómeros se acorten. Es fundamental que nos rodeemos de personas que nos hagan sentir bien y que creen a nuestro alrededor un ambiente afectivo positivo. Esto debería ocurrir en todos los ámbitos: en el trabajo, en casa… Es especialmente importante para los niños. Por la etapa de la vida en la que se encuentran son muy permeables, es decir, se ven afectados de manera más profunda por los ambientes negativos, en comparación con los adultos.

P. Afirman ustedes que basta un cambio de hábitos para preservar la longitud de nuestros telómeros e incluso revertir el proceso de acortamiento. ¿Cómo es eso posible?

R. Actualmente disponemos de varios estudios que demuestran que si una persona practica una nueva actividad aumenta su enzima antienvejecimiento, la telomerasa. En el primer ensayo que se hizo para estudiar si los telómeros se llegaban a estabilizar o se podían incluso alargar, Dean Ornishdemostró que un programa combinado con métodos para reducir el estrés, caminar, y una dieta vegetariana no solo era bueno para revertir enfermedades cardíacas, sino que, aparentemente, también aumentaba la longitud de los telómeros. Tenemos un nuevo estudio, todavía en elaboración, que demuestra que más de un mes de retiro dedicado a meditar tiene efectos sobre el alargamiento. No es necesario llegar a esos extremos. Cualquier actividad que movilice el cuerpo y la mente, como el yoga o el tai chi, tiene sus efectos.

P. ¿Es posible predecir con cierta fiabilidad tanto las posibles enfermedades que vamos a padecer como nuestra fecha de defunción a través del estado de nuestros telómeros?

R. Los telómeros nos dan un gran control estadístico acerca de quién tiene más probabilidades de morir antes dentro de un grupo grande de miles de personas. Sin embargo, a nivel del individuo, no son precisos. No es posible precedir tampoco si una persona concreta contraerá enfermedades o no, a pesar de que los test de telomeros son cada vez más populares. Antes pensábamos que llevarlos a cabo era una buena idea. Ahora mismo, no estamos tan seguras. Provocan que la gente se preocupe en vez de ayudarla.

P. Muchas empresas se han lanzado a fabricar suplementos para preservar el buen estado de los telómeros que se venden como una fórmula para mantener la juventud. Ustedes, sin embargo, desaconsejan su consumo. ¿Por qué?

R. Tal vez funcionen. Eso espero. A corto plazo parece que efectivamente alargan los telómeros. Pero los extremos de nuestros cromosomas actúan como un arma de doble filo. Si son demasiado largos nos ponen en riesgo de desarrollar determinados cánceres.

El ejercicio es bueno para los telómeros, siempre y cuando no sobreentrenemos. El deporte aeróbico es la clave

Nosotras, personalmente, no los tomaríamos hasta que algún equipo de científicos imparciales realice los convenientes test y verifique que son seguros a largo plazo, sobre todo por las consecuencias relacionadas con los tumores.

P. El ejercicio se presenta como otro buen instrumento para proteger nuestros telómeros, sin embargo, hay matices. ¿Qué deportes son más saludables y con qué intensidad los deberíamos practicar?

R. No hay duda de que el ejercicio es bueno para los telómeros, siempre y cuando no lleguemos al sobreentrenamiento. Las personas que practican deportes extremos y no dan tiempo a su organismo a recuperarse tienden a desarrollar agotamiento, problemas inmunológicos y sus músculos acaban desarrollando telómeros más cortos. Pero son casos extraordinarios, a la mayoría de los mortales nos basta con despegar el trasero y hacer un poco más de deporte. El levantamiento de pesas puede ser importante para mantener la masa muscular, pero probablemente no ayudará a nuestros telómeros. Sin embargo, las actividades aeróbicas, es decir, aquellas que sirven para aumentar nuestra frecuencia cardiáca, son cruciales. Caminar, correr o efectuar entrenamientos por intervalos parecen aumentar la enzima telomerasa.

No deberíamos comenzar dietas ya que tienen un punto y final. Lo más inteligente es elegir unos hábitos que podamos cumplir

Aquellas personas que cuidan a enfermos afectados de demencia se hallan bajo un estrés tremendo. Si son también sedentarias tenderán a tener telómeros más cortos. Basta, sin embargo, que realicen al menos un ejercicio que requiera una cierta energía para que sus telómeros queden protegidos y no se parezcan a los de una persona que tiene que realizar sus tareas. Hemos desarrollado un estudio que todavía no se ha publicado, que demuestra que si a un cuidador le das un plan de ejercicio controlado por un entrenador personal durante 6 meses, sus telómeros se alargan en consonancia con la reducción de su estrés.

P. Tras estudiar los telómeros de un grupo humano con una alta carga de estrés, como fue el caso de las madres que tenían que cuidar a niños con minusvalías, ustedes descubrieron los increíbles efectos que tenía esa gran tensión psicológica sobre esta parte de los cromosomas. ¿Enseñar a controlar el estrés debería ser una prioridad ya desde la infancia?

R. Por supuesto, enseñar a los niños acerca de la naturaleza de su mente, cómo nos estresamos a nosotros mismos innecesariamente y cómo podemos aprender a controlar nuestro bienestar son lecciones esenciales sobre la vida que debemos transmitirles. Nosotras, por desgracia, las aprendimos ya de adultas. Desde fases muy tempranas hay que enseñar inteligencia emocional y técnicas para calmar nuestras tensiones. La salud mental es la puerta de entrada hacia un óptimo bienestar y las personas con trastornos mentales son mucho más propensas a desarrollar enfermedades físicas de manera prematura.

Elisabeth Blackburn. (Cordon Press)
Elisabeth Blackburn. (Cordon Press)

P. Resulta que para nuestros telómeros el sobrepeso no es una cuestión primordial. Ustedes aseguran en su libro que además “no es sano pasarse la vida entera pensando en comer menos. No es bueno para tu atención (un recurso muy valioso y limitado), no es bueno para tu nivel de estrés y no es bueno para tu envejecimiento celular”. ¿Deberíamos dar menos importancia a las dietas?

R. No deberíamos nunca comenzar una dieta ya que tienen un punto y final. Lo más inteligente es elegir unos hábitos que realmente podamos cumplir. Por ejemplo, comer alimentos integrales o no ingerir productos procesados. Estos últimos no son comida de verdad, muy al contrario son una de las principales razones de nuestras enfermedades modernas. Sus azúcares añadidos, las grasas poco saludables, los productos químicos y sus bajos niveles de fibra forman una pésima combinación.

No recomiendo hacer un test de telómeros. Los resultados solo causan que nos acabemos estresando aún más

Puedes tomártelo como un proyecto familiar o como un propósito: rodéate de alimentos frescos y tira a la basura los malos productos. Si están delante de nuestros ojos, acabaremos comiéndolos. No nos engañemos. Los seres humanos tenemos mucho menos control del que pensamos sobre la comida basura y sobre aquella que tiene un alto contenido en azúcar. En nuestro laboratorio nos deshicimos de los refrescos. Aquellos que los tomaban habitualmente comenzaron también a dejar de consumirlos. ¿Se enojaron con nosotros por eliminar las bebidas? ¡Nos lo agradecieron! La gente no quiere desarrollar diabetes. Desean envejecer bien para ver cómo crecen sus nietos. Pero las personas están también tratando de sobrevivir en un mundo con mucho estrés y no tienen un control completo sobre sus comportamientos. Necesitamos, por eso, desarrollar conjuntamente un ambiente más saludable.

P. A pesar de ser la base de su trabajo, ustedes desaconsejan realizar un test de telómeros. De hecho, Elissa no lo ha llevado nunca a cabo. ¿Por qué defienden esta curiosa paradoja?

R. Puedes hacerte la prueba si quieres, pero no te la tomes en serio. Personalmente, yo no quiero hacerme el test porque sospecho que ya tengo los telómeros suficientemente cortos y prefiero no verificarlo. La precisión de los análisis no resulta beneficiosa para los individuos y solo causa que nos acabemos estresando aún más. Tengo un hijo que presenta ciertas dificultades y una vida en la que la tristeza y el estrés emergen a veces con fuerza. Estas son las cartas con las que me ha tocado jugar. Hago todo lo posible para llevar una vida saludable y hacer las cosas que me resultan más importantes. Si mis telómeros son cortos, y yo creo que lo son, no quiero saber cuál es la medida precisa. De todas formas, cada persona tiene que hacer lo que tiene que hacer, es decir, aquello que dé sentido a su personalidad y a sus necesidades.

21 Jun

Alimentos que te ayudarán a tener un vientre plano

Los malos hábitos, el estrés, las comidas rápidas y la falta de actividad física también juegan un papel importante en la inflamación del abdomen

Llega el verano y muchos aprovechan los días de vacaciones para ir a la playa. Es habitual que llevemos tiempo preparándonos para lucir cuerpo y aún así no hayamos conseguido los resultados soñados: músculos tonificados, menos peso, piernas duras y barriga plana… entre otros. Uno de los problemas más habituales, que se convierte en los meses estivales en una preocupación recurrente y que tiene que ver directamente con nuestros hábitos alimenticios y ritmo de vida, es el de la distensión abdominal o vientre hinchado.

Si bien la alimentación tiene una relación directa con «la tripita», la Dra. María Amaro de Feel Good indica que «también el estilo de vida que llevamos contribuye a la distensión abdominal: una rutina llena de estrés, comiendo rápido y sin tener actividad física son motivos que también damos a nuestro cuerpo para que reaccione con situaciones como las del vientre hinchado», explica.

Si empezamos por llevar una dieta adecuada tenemos medio camino recorrido para eliminar la grasa de nuestra barriga. Estos alimentos nos ayudarán.
El aumento de la ingesta de frutas, especialmente la piña, y verduras es algo que debemos hacer si nos encontramos con este problema. Si además viene acompañado con algo de estreñimiento, la verdura cruda y la fruta entera con piel van a resultar de mucha ayuda. Las verduras y hortalizas cuentan con una capacidad diurética por su elevado contenido en potasio y agua.

Ojo con la leche. Hay que descartar la intolerancia a la lactosa, una de las vías por las que podemos tener problemas de distensión abdominal. Una vez descartada, los probióticos son de ayuda pero además conviene un consumo de leche y derivados bajos en grasa.

La preparación de la legumbre es un punto importante, ya que según cómo se cocine vamos a evitar la acumulación de gases y flatulencias. Hervidas o al vapor es la mejor manera.

Un aumento de la carne blanca junto con la disminución de la ingesta de carne roja sustituyendo en ocasiones ésta última por pescado blanco, es una manera de aportar alimentos hipocalóricos y muy diuréticos. Una ayuda para los que sufren de vientre hinchado y una buena manera de prevenirlo también.

El huevo es necesario en cualquier hábito alimenticio y más en esta situación ya que su proteína tiene un alto valor biológico y mucha coenzima Q10 que es de gran ayuda en el día a día.

Los celíacos y la gente con problemas de alergia al gluten son propensos a distensiones abdominales. Ellos no podrían, pero si no existe esta intolerancia es bueno consumir pan y productos integrales para el aumento de la fibra y combatir así el estreñimiento.

Por último, los expertos recomiendan evitar la ingesta de grasa en exceso y bebidas gaseosas o carbonatadas.

Buenos hábitos

El estilo de vida que llevemos también condiciona la aparición del vientre hinchado. Es por esto que con los siguientes tips que proponen combinados con los alimentos anteriormente explicados, ayudan a conseguir una buena salud general y un óptimo bienestar abdominal.

– La práctica de ejercicio físico de forma regular favorece el tránsito intestinal y evita la retención de líquidos. Es una forma de evitar y prevenir los problemas relacionados con la distensión en el abdomen.

– Comer deprisa no ayuda nada y es una costumbre que favorece la aparición de gases. Por eso, la comida debe ser reposada y tranquilaevitando distracciones con la televisión ya que no somos conscientes de la cantidad de alimento que ingerimos.

– Cocinar los alimentos hervidos, al vapor, al horno y a la plancha. Es decir, evitando las frituras y las comidas más grasientas.

– Si tomas de forma habitual infusiones, una infusión de canela tiene propiedades que ayudan en la desintoxicación del cuerpo y el tratamiento de la hinchazón y gases abdominales. En este sentido, la manzanilla con anís también favorece las digestiones evitando los gases y la sensación de abdomen inflamado.

18 Jun

La Universidad de Harvard desvela el gran secreto para marcar abdominales

Olvídate de los típicos abdominales de toda la vida, esos que ahora, en el nuevo argot del ‘fitness’, se denominan ‘crunchs’ (nombre onomatopéyico donde los haya por la clara evocación del crujido de espalda que sugiere) y ‘sits-ups’. Ya sabe: tumbado boca arriba con las piernas flexionadas, subir y bajar el tronco. Esas 3.000 repeticiones con las que se fustiga Ronaldo o las 2.000 que asegura hacer José María Aznar cada día puede que te ayuden a conseguir una tableta de portada de revista pero, o eres un prodigio de la naturaleza -como el delantero del Real Madrid o el ex presidente del Gobierno- o tus lumbares acabarán pagando el pato de su exceso de disciplina germánica antes o después.

Así que si de verdad quieres lucir una tripa plana y, sobre todo, beneficiarte de todas las ventajas que te reportará tener un abdomen poderoso lo mejor es que tomes nota del único ejercicio que recomiendan los doctores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard (Boston) en su informe ‘Core Exercises’: ¡isométricos! Aquí va su explicación: “Con las planchas -nombre popular con el que se conoce esta técnica- se logran trabajar de una forma más equilibrada todo el abdomen y la espalda -incluso los glúteos- con un solo ejercicio en lugar de aislarlo para tonificarlo como se hace con los ‘crunchs’, lo cual resulta mucho más interesante -y práctico-para nuestra vida real”. El argumento tiene su lógica: si en nuestras actividades cotidianas, prácticas deportivas y de ocio utilizamos todos nuestros músculos a la vez… ¿por qué ejercitarlos por separado? Pues eso es precisamente lo que sostienen los expertos de Harvard.

¿QUÉ SON LOS ISOMÉTRICOS?

Se trata de una serie de ejercicios ejecutados en estabilización horizontal -boca abajo, elevamos el cuerpo sosteniéndonos sobre la palma de las manos, codos y pies con el abdomen activado a tope-. En esta postura, se contraen los músculos en estático durante un periodo de tiempo que no debería ser inferior a 10 segundos. Aunque aparentemente parezcan sencillos de ejecutar, este tipo de rutinas requieren de un acondicionamiento físico (sobre todo, de fuerza) previo para desarrollarlas con dignidad.

“Las planchas son muy efectivas y poco lesivas. Mejoran en poco tiempo el tono de nuestro core, ayudándonos a evitar lesiones, dolores de espalda, etc”, explica Magali Dalix, fundadora de la Sala Magali (Barcelona). La entrenadora francesa, que acaba de publicar ‘Cambia tu cuerpo (y tu vida) en 20 días’, recomienda dedicar “tres jornadas semanales a endurecer la tripa con una tabla que incluya diferentes tipos de isométricos”.

Martín Giacchetta, CEO de Boutique Gym (Madrid)y entrenador de las celebridades, refrenda el dictamen de los sabios de Harvard: “Son ideales porque involucran varios grupos musculares al mismo tiempo y eso lo convierte en un ejercicio abdominal muy completo. Si, además, realizamos dos o tres variantes de planchas esa zona se pondrá… ¡como una piedra!”. Eso sí, Dalix, Giacchetta y ZEN le advertimos: “Los milagros no existen. No espere resultados de un día para otro. No solo es una cuestión de cómo entrenas, sino también de cómo comes. Los abdominales están siempre ahí, bajo esa capita de grasa… y para sacarlos a la luz no queda otra que cerrar la boquita a la hora de comer y elegir bien los alimentos”, recomienda.

¿Por qué cuesta tanto marcar chocolatina? Giacchetta tiene la respuesta: “Es el primer punto de acumulación de grasa en el cuerpo y, en consecuencia, el último de pérdida de la misma”.

En cuestión de tejido adiposo, las zonas de acumulación varían entre los hombres y las mujeres. “Por lo general, a ellos les cuesta más definir tableta porque es el punto principal de almacenamiento de grasa. En el caso de ellas, por el contrario, se puede distribuir entre las caderas, la cara interna de la pierna y posterior del brazo”. En las féminas, además, entran en juego otras variables. “Cuando se juntan factores como embarazo, sobrepeso y sedentarismo suelen ser casos muy difíciles para ver o volver a ver una tripa plana”.

Definir la tableta no es únicamente una cuestión de machacarse a hacer abdominales. La combinación de tonificación con actividades de tipo aeróbico y una buena alimentación es esencial para obtener resultados. “Generalizar es complicado porque cada persona es un mundo -afirma Dálix-. Pero el reparto ideal sería: un 60% de entrenamiento cardiovascular y un 40%, de muscular. Lo mejor, entrenar cada día 30 minutos -mezclando resistencia y fuerza-, en lugar de dos horas dos veces a la semana. La nutrición supondría un 50% del trabajo a realizar para estar como nos gustaría;un 75% si queremos estar muy secos”. Giacchetta, por su parte, aboga por fusionar “aeróbico y musculación en cuatro o cinco sesiones semanales, de entre 45 y 60 minutos cada una”.

UNA CUESTIÓN DE SALUD

Más allá de la obsesión estética por lucir un ‘six pack’ seductor, tener unos abdominales en forma es mucho más importante de lo que pudiera pensar. Estabilizador de la columna vertebral más importante junto con la zona lumbar, un ‘core’ fuerte es garantía de una buena salud, una correcta funcionalidad corporal y una postura óptima. No sólo le ayudará a prevenir y mitigar esos martirizadores dolores de espalda que tanto le atormentan, sino que le facilitará realizar gestos tan cotidianos como coger peso, sentarse bien o, incluso, ir al baño con regularidad.

Realizar un trabajo específico de abdomen te ayudará a ser un corredor más completo, a sacar con más potencia -si juegas al tenis- o a mejorar tu flotabilidad en el agua, mejorando la efectividad de tu brazada y de tu patada, si eres nadador. Así que, ya sabes, pon en práctica los consejos de los doctores de Harvard… ¡haz planchas!

CÓMO COMER PARA TENER UNA TRIPA PLANA

María Amaro, experta en nutrición de la Clínica Feel Good (Madrid), explica cómo comer para combatir la distensión abdominal:

MÁS VERDE:

Aumentar la ingesta de frutas -sobre todo, de piña- y verduras, poseen propiedades diuréticas al contener potasio y agua en gran cantidad. Si se sufre estreñimiento, tome la verdura cruda y la fruta, entera y sin pelar.

HIDRATACIÓN:

Evitar las bebidas gaseosas. En cambio, sí debemos tomar mucha agua e infusiones. La de jengibre, además de aliviar la hinchazón del vientre, es rica en vitaminas B y C, fósforo y calcio. La manzanilla con anís ayuda a hacer la digestión y mitiga los gases; y la de canela limpia el organismo y combate las flatulencias.

PROTEÍNAS:

Aumentar la ingesta de carne blanca y disminuir la de roja, sustituyéndola por pescados blancos que son hipocalóricos y muy diuréticos. Los huevos son muy nutritivos y contienen una proteína de alto valor biológico y coenzima Q10.

LÁCTEOS:

Consumir leche y derivados bajos en grasa. Un detalle muy importante es descartar que exista intolerancia a la lactosa, dado que ésta puede ser la principal causa de la tripa hinchada. Los probióticos son muy interesantes.

25 May

Dos poderosos efectos de hacer deporte con el estómago vacío

Entrenarse en ayunas tiene consecuencias directas sobre sus hormonas. Aunque no todos pueden beneficiarse…

hacer deporte

¿Es usted de los que entrena con el estómago lleno o vacío? Puede parecer una nimiedad, pero se han vertido casi tantos ríos de tinta a favor y en contra como con la tortilla de patatas con o sin cebolla. Tampoco se trata de someterse a una hambruna voraz. Simplemente, de plantearse algún día hacer deporte en ayunas. Según su principal valedor, Brad Pilon, un nutricionista canadiense especializado en crear dietas para culturistas y autor del libro Eat Stop Eat (Come Para Come), “el ayuno a corto plazo tiene evidentes beneficios metabólicos”. Estas son las ventajas vinculadas con las hormonas que los estudios publicados hasta el momento ponen de manifiesto. Una advertencia: tómeselas con cautela, pues aunque abren una vía de investigación interesante, según los fisiólogos consultados hacen falta análisis más amplios para unos resultados concluyentes.

1. “El deporte en ayunas mejora la sensibilidad a la insulina”

Es la tesis del neurocientífico Mark Mattson, de la Universidad de Johns Hopkins (Baltimore, EE UU): el cuerpo segrega insulina en respuesta a una comida, pero esta hormona de almacenamiento funciona mejor (regula el metabolismo y da esquinazo a la diabetes), cuando ayunamos durante unas horas e ingerimos algo después. Dado que entre sus funciones está también la mejora de la irrigación sanguínea a los músculos, si optimizamos su trabajo (yendo al gimnasio con el estómago vacío y tomando algo al salir), lograremos mejores resultados. “El ejercicio en ayuno nocturno (sin desayunar) estimula la lipólisis y la oxidación de grasa periférica [quema de grasas durante e inmediatamente después del ejercicio]. Asimismo, aumenta la descomposición de los lípidos intramusculares en las fibras tipo I, así como la degradación del glucógeno de las fibras IIa, comparado con un ejercicio similar realizado sin ayuno [más trabajo muscular]. Hay estudios que evidencian que la abstinencia de comida es una estrategia útil para estimular adaptaciones fisiológicas en el músculo que eventualmente pueden contribuir a mejorar el rendimiento del ejercicio de resistencia”, sentencia Margarita Pérez, catedrática de Fisiología del Ejercicio en la Universidad Europea.

2. “El deporte en ayunas potencia la hormona del crecimiento”

Según un estudio de la Universidad de Virginia, un poco de ayuno incrementa de forma natural la secreción de la hormona de crecimiento, imprescindible para generar masa muscular. Los datos son como para pensárselo: 24 horas sin probar bocado elevan un 2.000% la producción de esta hormona en hombres y un 1.300% en mujeres. Antes de dar rienda suelta a la euforia debería saber que “aunque hay trabajos que avalan el efecto del ejercicio en ayunas sobre la producción aguda de algunas hormonas anabólicas, se necesitan estudios longitudinales que analicen el efecto a largo plazo y aíslen todos los factores de confusión para poder achacar al ayuno el efecto encontrado”, matiza la catedrática.

Pero no es válido para todos…

Usted necesita comer. Si en el horizonte no le aguarda una participación en los Juegos Olímpicos, no juegue con su cuerpo. “Nunca se debe transferir lo que se hace en el deporte de alto rendimiento, cuyo objetivo son medallas, a la población general, cuyo objetivo con el ejercicio es prevenir enfermedades y ganar salud”, advierte Margarita Pérez. Y, como norma general, lo desaconseja siempre en deportistas con diabetes, hipertensión o patologías renales. Si se anima a probarlo, el consejo de Miguel Garber, cardiólogo y director médico de la Clínica Revitacell, especializada Medicina Deportiva, es ajustarse a las 12 horas de ayuno (distancia natural entre la cena y el desayuno), que los deportistas experimentados pueden alargar a 16. Y no hacerlo nunca antes de una actividad anaeróbica, como el levantamiento de pesas (“esto es solo para culturistas”).

En cambio, si usted está preparando un maratón, se ve fuerte y va a correr por debajo del 80% de su frecuencia cardíaca máxima, tal vez quiera intentarlo. Pero sepa que es una táctica propia de atletas de élite que “los entrenadores usan para que el cuerpo se adapte a trabajar en ausencia de glucógeno, por ejemplo, logrando glucosa a partir del ácido láctico”, concluye Margarita Pérez.

Fuente : El Pais

09 Abr

El consumo de legumbres se asocia a un menor riesgo de desarrollar diabetes

Debido a su valor nutricional, comer legumbres de forma regular podría mejorar la salud. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) declaró el año 2016 como el año internacional de las legumbres con el objetivo de concienciar a la población sobre sus beneficios nutricionales.

Las legumbres constituyen un grupo de alimentos ricos en vitaminas del grupo B, contienen diferentes minerales beneficiosos para la salud (calcio, potasio y magnesio), grandes cantidades de fibra, y son consideradas un alimento con bajo índice glucémico. Es por ello que dan lugar a un incremento más lento de los niveles de glucosa en sangre tras su ingesta.

Hasta hoy, a pesar de que las legumbres se consideran uno de los factores dietéticos que pueden ofrecer protección frente a la diabetes tipo 2 –que afecta a más de 400 millones de personas en el mundo (según datos de 2015)–, la asociación entre esta enfermedad y el consumo de legumbres (excluida la soja y sus derivados) ha sido poco estudiada.

En relación con los diferentes subtipos de legumbres, las lentejas son las que se han asociado a ese menor riesgo de desarrollar diabetes

Ahora, resultados recientes del estudio sobre Prevención con Dieta Mediterránea (PREDIMED) confirman esa asociación protectora entre el consumo de legumbres, especialmente lentejas, y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Además, en la investigación, llevada a cabo por investigadores de la Universidad Rovira i Virgili (URV) y publicada en la revista Clinical Nutrition, también se ha asociado este menor riesgo con la sustitución de media ración al día de huevos, pasta, arroz y patata hervida por media ración al día de legumbres. Los expertos han analizado a 3.349 participantes con alto riesgo cardiovascular que no tenían diabetes tipo 2 al inicio del estudio.

Tras cuatro años de seguimiento, los resultados han revelado que, en comparación con los individuos que consumen legumbres —lentejas, garbanzos, alubias y guisantes— en menor cantidad (12,73 gramos/día, lo que equivale aproximadamente a 1,5 raciones a la semana de 60 g en crudo), los participantes que las consumían en mayor medida (28,75 gramos/día, lo que equivale a 3,35 raciones a la semana) presentaban un 35% de menor riesgo de diabetes tipo 2.

Lentejas, si quieres las tomas

En relación con los diferentes subtipos de legumbres, las lentejas son las que se han asociado a ese menor riesgo de desarrollar diabetes. Los individuos con una mayor ingesta de lentejas durante el seguimiento (aproximadamente 1 ración/semana), frente a los individuos que las consumían en menor cantidad (menos de media ración a la semana), presentaban un 33 % de menor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Asimismo, hay que subrayar que la sustitución de media ración al día de alimentos ricos en proteínas o hidratos de carbono (huevo, pan, arroz y patata hervida) por media ración al día de legumbres se asoció también a un menor riesgo de incidencia de la diabetes tipo 2. Los investigadores destacan la importancia del consumo de legumbres para la prevención de enfermedades crónicas, entre ellas la diabetes, pero afirman que se necesitan más estudios con otras poblaciones para confirmar estos resultados.

Fuente: SINC

26 Dic

10 consejos de una alimentación saludable

1. Coma alimentos variados

Necesitamos más de 40 nutrientes diferentes y ningún alimento por sí solo puede proporcionarlos todos. El suministro de alimentos que existe hoy en día facilita tomar una amplia variedad de alimentos, tanto comprando alimentos frescos para cocinar como comprando comidas preparadas o comida para llevar. ¡Elija los alimentos siempre de manera equilibrada! Si toma un almuerzo rico en grasa, tome una cena con poca grasa. Y si un día toma carne en la cena, intente escoger pescado al día siguiente.

2. Base su dieta en alimentos ricos en hidratos de carbono

La mayoría de la gente no toma suficientes alimentos ricos en hidratos de carbono como el pan, la pasta, el arroz, las patatas y otros cereales. Más de la mitad de las calorías de su dieta deben venir de estos alimentos. Pruebe con el pan integral, la pasta y otros cereales para aumentar su ingesta de fibra.

3. Tome muchas frutas y verduras

La mayor parte de la gente no toma la suficiente cantidad de estos alimentos que proporcionan importantes nutrientes protectores. Intente comer al menos cinco raciones al día. Pruebe nuevas recetas o vea qué platos preparados están disponibles en el supermercado.

4. Mantenga un peso corporal saludable y siéntase bien

El peso adecuado depende de muchos factores tales como el sexo, la altura, la edad y la genética. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer varias enfermedades tales como los problemas cardiacos y el cáncer. El exceso de grasa aparece al ingerir más calorías de las que se necesitan. Estas calorías suplementarias pueden provenir de cualquier nutriente que contenga calorías (las proteínas, las grasas, los hidratos de carbono o el alcohol) pero la grasa es la fuente más concentrada de calorías. La actividad física es un buen método para quemar calorías y puede hacerle sentirse bien. El mensaje es simple: si está ganando peso, tiene que comer menos y ser más activo.

5. Coma raciones moderadas: reduzca, no elimine alimentos

Si ingiere las raciones adecuadas de cada alimento, es más fácil comer de todos los grupos de alimentos sin necesidad de eliminar ninguno. Por ejemplo, algunas raciones razonables son: 100g de carne, media pieza de fruta, media taza de pasta cruda o 50ml de helado. Las comidas preparadas pueden ofrecer un medio práctico para controlar las raciones y a menudo aparecen las calorías que contienen en el envase, lo cual ayuda a su recuento. Si come fuera, podría compartir parte de su comida con un amigo.

6. Coma regularmente

Saltarse las comidas, sobre todo el desayuno, puede conducir a una sensación de hambre descontrolada, causando a menudo una sobre ingesta. Realizar una media mañana o una merienda puede ayudar a contener el hambre, pero no coma demasiado para no sustituir las comidas principales. No olvide contar estas tomas como parte de su consumo total de calorías.

7. Beba muchos líquidos

¡Los adultos necesitamos beber por lo menos 1,5 litros de líquidos al día! Y necesitamos más cantidad si hace calor o si realizamos mucho deporte. El agua es obviamente una buena fuente de líquidos pero la variedad puede ser tanto agradable como saludable. Otras opciones son los zumos, los refrescos, el té, el café, la leche, etc.

8. Muévase

Como hemos visto, la ingesta de demasiadas calorías y no hacer suficiente ejercicio pueden dar lugar a un aumento de peso. La actividad física moderada ayuda a quemar las calorías que nos sobran. También es bueno para el corazón y para el sistema circulatorio, y para la salud en general y el bienestar. Así que haga de la actividad física una rutina diaria. ¡Use la escalera en vez del ascensor (tanto como para subir como para bajar)!. Dé un paseo en su descanso para comer. ¡No hace falta ser un atleta para moverse!

9. ¡Comience ahora! y realice los cambios gradualmente

Realizar los cambios de su estilo de vida gradualmente es mucho más fácil que hacerlos de repente. Durante tres días, anote los alimentos y bebidas que consume entre las comidas y en las comidas. ¿Toma muy pocas raciones de fruta y verdura? Para comenzar, trate de comer solamente una ración más de fruta y verdura al día. ¿Sus alimentos preferidos son ricos en grasa y le hacen ganar peso? No elimine estos alimentos y se sienta mal, en cambio intente escoger comidas bajas en grasas o comer menos cantidad de éstos. ¡Y comience a usar la escalera en el trabajo!

10. Recuerde: todo es cuestión de equilibrio

No hay alimentos “buenos” o “malos”, sólo dietas buenas o malas. No se sienta culpable de los alimentos que le gustan, simplemente tómelos con moderación y escoja otros alimentos que le proporcionen el equilibrio y la variedad que necesita para conseguir una buena salud.

 

 

Fuente: eufic.org

25 Dic

Alimentación consciente contra la comida veneno

Todos los países del mundo están empeorando en salud alimentaria. En el Estado Español, 90.000 personas mueren al año por enfermedades relacionadas con la alimentación insana. Y el 70% de lo que comemos está formado por alimentos procesados.Son datos de la campaña ‘Dame Veneno’ de VSF Justicia Alimentaria Global contra la comida que nos enferma: Comida procesada, cargada de sal, azúcares añadidos y grasas insalubres. El antídoto a ese veneno es la alimentación consciente y las alternativas a la industria alimentaria tan dañina también para el medioambiente.

La Naturaleza proporciona alimentos sanos de forma armónica, pero los seres humanos han creado una industria letal para fabricar de forma artificial los alimentos. Nos alejamos así del origen de algo tan noble como alimentarnos bien en beneficio de nuestra salud y nuestra plenitud. “Es vital comer de forma consciente para que vivamos plenamente, que es a lo que hemos venido: algo tan sencillo y que hacemos a diario nos puede aportar mucho”. Eva de las Heras es profesora y consultora en alimentación consciente. Vive en Candeleda (Ávila), donde tiene su huerto y ofrece cursos. “Cocinar de forma consciente es tener presente la procedencia de los alimentos que cocinamos, el trabajo de las personas que los llevaron hasta nuestras manos, su naturaleza, la vida que albergaron y en lo más profundo siguen albergando y honrarlo. La cocina consciente implica ver qué comemos para crear consciencia en ello”.

Explica Eva que el veneno está en la dosis de lo que nos llevamos a la boca. “Somos animales, pensantes en principio (Homo sapiens), y por ello cuanto más se aleje nuestra comida del alimento original-natural, menos beneficios y seguramente más perjuicios podrá causar a esta maravillosa maquinaria que tenemos como cuerpo; si fuéramos más conscientes lo trataríamos como el templo que es y sólo permitiríamos que entrara lo mejor”.

Los datos de la campaña Dame Veneno de VSF Justicia Alimentaria Global contra la comida que nos enferma muestran que en nuestros cuerpos entra lo peor. No hay ni un solo país en el mundo que no esté empeorando en salud alimentaria. Las ventas de productos ultraprocesados han aumentado un 43,7% en solamente 13 años. El 70% de lo que comemos son alimentos procesados y hoy en día consumimos un exceso de azúcares, grasas insalubres y sodio. Desde la campaña explican que “se ha abandonado la agricultura sostenible, campesina y familiar, centrada en la producción de alimentos saludables, cercanos, diversos y de temporada. Ahora es la gran industria alimentaria la que fabrica los alimentos y los procesa con una buena carga de componentes insanos”. Pero, además, el sistema agroalimentario no sólo empeora la salud humana, también es responsable de otros efectos negativos como el impacto en las poblaciones rurales, especialmente en las mujeres, los desequilibrios territoriales o consecuencias ambientales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación de las aguas y la erosión de los suelos.

Eva, cuando cocina, piensa en el ciclo que hay detrás de cada alimento. Los de su huerto, por ejemplo, no tienen pesticidas ni químicos. Porque todo eso es lo que nos comemos también. Ella ha profundizado en la cocina macrobiótica, pero explica que cada cual, lejos de sectarismos, ha de apostar por lo que necesite y le sirva. “La cocina macrobiótica nos habla de la Gran (Macro) Vida (biótica) de la que disfrutamos cuando estamos sanos física, mental y emocionalmente, cuando estamos en nosotros, en nuestro centro. Se basa en los principios orientales del yin yang, muy fácilmente entendibles y aplicables. Igual que cada cual tenemos una forma de ser, comportarnos, reaccionar ante los sucesos de la vida, sentir, pensar, de esa misma manera está claro que cada uno necesitamos cosas diferentes para encontrarnos sanos, tranquilos, centrados, y es eso lo que a través del alimento nos damos y provocamos en nosotros, seamos conscientes o no… Muchas veces es tan sencillo como variar las proporciones y haremos el plato perfecto para cada uno”. Para ella, hay alimentos que no deberían faltar. “El alimento de oro es el grano integral de origen biológico (pues los pesticidas se acumulan en la cáscara del grano), porque contiene toda la información para ser árbol, y entre ellos (mijo, quinoa, trigo, cebada, avena, etcétera) el rey es el arroz integral redondo, alimento totalmente centrado y por ello beneficioso para todo el mundo”.

Desde la campaña Dame Veneno denuncian que la publicidad en televisión muestra mayoritariamente comida insana, incluso en horario infantil. Apenas un 2% de los anuncios ofrecen alimentos indicados para la infancia (verduras, frutas, arroz, pescados). Casi la mitad de la población infantil en España sufre ya exceso de peso. Y se estima que unas 90.000 personas mueren al año por problemas relacionados con la alimentación insana, que es ya una pandemia causante de enfermedades como la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

De la campaña Dame Veneno nace la Alianza por una Alimentación Saludable, en la que ONGD, asociaciones de consumidores, organizaciones sociales y ecologistas y diversas AMPA reclaman una ley urgente para la alimentación saludable.

Sin embargo, las Administraciones públicas, en su gran mayoría, permanecen en un estado de parálisis. “Hay algo peor que la falta de control: que parezca que lo hay. Y eso es justamente lo que tenemos, un falso control”, indican desde VSF. La industria alimentaria se ha convertido en un poderoso agente capaz de condicionar las decisiones políticas. Pero hay medidas concretas que proponen desde la Alianza: el etiquetado obligatorio y diferenciado para los productos alimenticios insanos, un control efectivo de la publicidad alimentaria, políticas públicas que abaraten la alimentación sana y ecológica de proximidad y encarezcan la insana, la eliminación de la mala alimentación de los centros educativos y el fomento de la agricultura familiar campesina y los mercados alimentarios locales.

Nos están envenenando, sí. Pero podemos ponerle conciencia para volver a comer sano.

 

Fuente: elasombrario.com

14 Jul

Azúcar: el peor ingrediente de la dieta moderna

Este edulcorante no tiene nada de natural, por lo que puede tener efectos nocivos sobre el metabolismo y contribuir a todo tipo de enfermedades. Aquí hay 10 razones perturbadoras por las que se debe huir del azúcar como de la peste. Publicado por Ecoticias.

El azúcar industrializado (como la sacarosa y el jarabe de maíz de alta fructosa) que se usa habitualmente no contiene ningún nutriente esencial (como proteínas, vitaminas o minerales) y sí un montón de innecesarias calorías, a las que por esta misma razón se las denomina “calorías vacías”. También causa la mayoría de las caries dentales, ya que este tipo de compuestos solo aporta una enorme cantidad de energía de fácil digestión para las bacterias perniciosas que viven en la boca.

Pésima para el hígado
El azúcar produce una gran cantidad de fructosa, una sustancia que puede sobrecargar la función hepática. Para entender qué tan es malo es el azúcar, es necesario comprender lo que pasa con esta sustancia cuando entra en nuestro organismo. Después de su ingestión y ya en el tracto digestivo se descompone en dos azúcares simples: la glucosa y la fructosa, que pasan de inmediato al torrente sanguíneo. La glucosa es un componente habitual y necesario, que de carecer de él es capaz de ser sintetizado por nuestro cuerpo. La fructosa es un tema diferente. Nuestro cuerpo no la produce en cantidades significativas porque no hay necesidad fisiológica para ello. Además solo puede ser metabolizada en el hígado, pero esto solo sucede si hay una acumulación importante de esa sustancia y esta situación resulta muy nociva.

Puede causar esteatohepatitis no alcohólica e hígado graso
La fructosa se transforma en grasa a nivel hepático; una parte se elimina en forma de colesterol VLDL, pero siempre quedan residuos importantes en este órgano, por lo que comer grandes cantidades de azúcar puede provocar hígado graso y de este mal surgen todo tipo de problemas colaterales muy graves. Uno de estos posibles males es una grave afección llamada enfermedad no alcohólica del hígado graso (NAFLD), un problema creciente en los países occidentales que está fuertemente asociada con las enfermedades metabólicas.

Puede causar resistencia a la insulina
La insulina es una hormona muy importante en el cuerpo, ya que es la que le da la orden a la glucosa que está presente en el torrente sanguíneo para proceder a la quema de grasas con el fin de producir energía. También controla el nivel de este azúcar, ya que el exceso de glucosa en la sangre es altamente tóxico y una de las razones por las que se presenta la enfermedad llamada Diabetes, en sus distintas variedades. Una característica de la disfunción metabólica es que dicha hormona se vuelve “resistente” a la glucosa que proviene del azúcar, esto también se conoce como resistencia a la insulina y se cree que es uno de los conductores principales hacia muchas enfermedades como la obesidad, las afecciones cardiovasculares y la diabetes del tipo II.

Agrava la Diabetes tipo II
Cuando se presenta la situación antes descrita, las células beta de nuestro páncreas producen más de lo mismo (insulina resistente) y los azúcares en sangre se disparan de forma que pueden causar graves daños. Con el tiempo la resistencia a la insulina empeora progresivamente y el páncreas no puede producir suficiente insulina para mantener los niveles de azúcar en la sangre en los niveles necesarios.

Puede ocasionar cáncer
El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo y se caracteriza por la multiplicación incontrolada de ciertas células que se malignifican y la insulina es una de las hormonas clave en la regulación de este tipo de crecimiento. Por esta razón, muchos científicos creen que tener constantemente los niveles de insulina elevados (una consecuencia del consumo continuo de grandes cantidades de azúcar) puede contribuir al cáncer.

Aumenta el apetito
No todas las calorías son iguales ya que los diferentes alimentos pueden tener distintos efectos sobre el cerebro y sobre las hormonas que controlan la ingesta y la metabolización de los nutrientes.
Los estudios muestran que la fructosa no tiene el mismo tipo de efecto sobre la saciedad que la glucosa, ya que ésta controla la producción de la grelina u hormona del hambre, pero la fructosa no lo hace.

Es altamente adictiva
El azúcar puede ser adictivo para mucha gente ya que su consumo provoca una liberación de dopamina en el centro de recompensa del cerebro, por lo que el mensaje de “todo con moderación” puede ser una mala idea para las personas que son adictas a la comida “chatarra”,  porque lo único que funciona para una verdadera adicción es la abstinencia.

Contribuye a la obesidad en niños y adultos
La manera como este producto afecta a las hormonas y al cerebro, es una receta perfecta para la acumulación de grasa, por lo que las personas que consumen azúcar en exceso son los más propensas a sufrir de obesidad o sobrepeso. Esto se aplica a todos los grupos de edad. Esto es especialmente grave en los niños, en los que cada porción diaria de bebidas azucaradas o de bollería industrial se asocia con un enorme aumento del riesgo de padecer obesidad. De hecho lo primero que se suprime en una dieta para adelgazar es justamente el azúcar.

Aumenta el colesterol y el riesgo de enfermedades del corazón
Durante muchas décadas, la gente ha culpado casi en exclusividad a las grasas saturadas de las enfermedades del corazón, que es el asesino Nº 1 en todo el mundo. Sin embargo nuevos estudios muestran que el azúcar puede ser una de las principales causas de las enfermedades del corazón por los efectos nocivos de la fructosa sobre el metabolismo.
Los estudios muestran que grandes cantidades de fructosa pueden elevar los triglicéridos, el colesterol “malo” y los niveles de glucosa e insulina en la sangre (los principales factores de riesgo de enfermedades del corazón) y aumentar la obesidad abdominal en apenas 10 semanas.

 

Leer artículo publicado en ecoticias.com

06 Jul

TTIP “Es una amenaza para la democracia”

Blanca Ruibal es Ingeniera Agrónoma y activista por la soberanía alimentaria en Amigos de la Tierra España. Después de trabajar durante varios años con comunidades campesinas en Centroamérica, coordina desde el área de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra campañas de denuncia de la agricultura industrial, particularmente contra los cultivos transgénicos, así como de fomento de alternativas agroecológicas en la producción y el consumo. Le entrevistamos a colación del TTIP y las injusticias que traerá si no lo detenemos.


¿Por qué el TTIP es tan nocivo en lo que respecta a la agroalimentación?
-El TTIP pretende aumentar el comercio de productos agrícolas y alimentos entre Estados Unidos y la Unión Europea. En la agricultura europea existe aún un importante número de explotaciones de pequeña escala que producen alimentos sanos y respetan el entorno. Esta agricultura familiar estaría en riesgo de desaparecer ya que no podrían competir con la agricultura y la ganadería de EE.UU., de mayor dimensión y que produce alimentos a bajo coste. El TTIP conllevaría una intensificación de la agricultura industrial y una mayor concentración en manos de grandes empresas. Por otra parte, la producción de alimentos a ambos lados del Atlántico se produce con estándares muy diferentes de seguridad alimentaria, bienestar animal y protección medioambiental. En general las normas de la UE son más estrictas, por lo que el objetivo de los lobbies agroalimentarios de EE.UU. es rebajar o eliminar todas aquellas regulaciones que impiden la entrada de sus productos.  La entrada de productos alimentarios de EE.UU. producidos a bajo coste supondría una competencia inasumible para la agricultura europea y una amenaza para nuestra salud.

UNA AMENAZA
-¿Es el último eslabón del neoliberalismo?
-Actualmente el TTIP es la principal amenaza para la democracia, la justicia y los derechos de la ciudadanía. EE.UU. y la UE pretenden con el TTIP crear “el área de libre comercio más grande del planeta”. Para ello, además de bajar los aranceles y liberalizar nuevos mercados, se pretende armonizar la legislación entre ambas regiones. El tratado prevé también incluir un mecanismo de protección de las inversiones (ISDS); por todo ello el TTIP es la punta de lanza de la agenda neoliberal para poner el beneficio económico en el centro de las políticas y privilegiar a las empresas por encima de la ciudadanía.

-Ponednos algunos ejemplos de cómo el TTIP pone en peligro la salud de los consumidores…
-El enfoque de la seguridad alimentaria es completamente distinto en EE.UU. y en la UE. Mientras que en la UE se sigue un modelo conocido como “de la finca al plato”, en el que se revisan todas las etapas de la producción, en EE.UU. solo se revisa el producto final. Por eso son habituales prácticas higiénicas prohibidas en la UE, como el lavado de pollos con cloro antes de la venta al público. Otras regulaciones que son más laxas en EE.UU. se refieren al nivel de residuos de pesticidas permitido en las frutas y hortalizas o el uso habitual de antibióticos y promotores de crecimiento en el ganado. La resistencia a antibióticos en personas debido a su abuso en la producción de carne es ya un problema grave de salud pública en EE.UU. Otro asunto polémico es el de los cultivos transgénicos; apenas se cultivan en la UE (a excepción de España) pero están muy extendidos en EE.UU. Resultaría especialmente problemático para la salud la autorización de cultivos transgénicos tolerantes al herbicida glifosato, tal y como pretenden los lobbies estadounidenses.

LA INFORMACIÓN ES REBELIÓN
-¿Cómo nos podemos oponer al TTIP?
-Es fundamental en primer lugar que la ciudadanía esté informada de qué es el TTIP y qué pretende. Para quienes quieran hacer más, existen plataformas contra el TTIP en todo el territorio y la campaña estatal #NoalTTIP  que agrupa a individuos, campañas territoriales, organizaciones sociales, ecologistas, sindicales y políticas de todo el estado español. En la web #TTIPsecret de Amigos de la Tierra se puede encontrar también información actualizada acerca de los Días de Acción Global, recogidas de firmas y movilizaciones.

-¿El TTIP se propone privatizar la justicia, como dicen Susan George?
-El TTIP prevé la inclusión de un mecanismo de arbitraje entre inversores y estados (conocido como ISDS). El ISDSD proporciona a las empresas extranjeras una vía para exigir indemnizaciones millonarias a los gobiernos si consideran que una nueva legislación perjudica la rentabilidad de sus inversiones. El mecanismo deja de lado el sistema judicial de cada país para acudir a “árbitros”. Regulaciones relacionadas con las condiciones laborales o protección de la salud y el medio ambiente pueden ser cuestionadas por los inversores extranjeros. El mecanismo de arbitraje permitió por ejemplo a la empresa sueca Vattenfal reclamar una compensación de 3.700 millones de euros a Alemania por el cierre de su industria nuclear tras el desastre de Fukushima en Japón.

POLÍTICAS NEOLIBERALES
-¿Por qué nuestros gobiernos europeos están tan volcados con el TTIP y no defienden los intereses de sus ciudadanos?

-El TTIP está en coherencia con las políticas neoliberales de la UE, tanto de la Comisión Europea como de sus Estados Miembros. El TTIP es un ejemplo más de cómo la Unión Europea fomenta los privilegios de las empresas frente a los derechos de la ciudadanía. Resulta significativo cómo la UE promociona acuerdos como el TTIP mientras boicotea las negociaciones en el marco de Naciones Unidas para desarrollar un tratado vinculante que permitiría a la ciudadanía tener acceso a la justicia en casos de violación de derechos humanos por parte de empresas.

LAS PERSONAS EN EL CENTRO
-¿Vosotros defendéis una agricultura en el que las personas sean el centro? 
-Amigos de la Tierra defiende la soberanía alimentaria, una agricultura en que las personas y el medio ambiente estén en el centro del sistema agroalimentario. Para afrontar el reto de alimentar a la población cuidando el planeta es urgente y necesario un cambio de modelo en el que prevalezca la agricultura con personas, capaz de producir alimentos sanos, respetando el entorno y manteniendo un mundo rural vivo.

-¿Cuáles son vuestras previsiones sobre qué va a pasar con el TTIP?
-Las negociaciones del TTIP están avanzando mucho más despacio de lo que los bloques se propusieron. Sin duda, la enorme oposición ciudadana en la UE ha tenido un papel en esto. La reciente salida del Reino Unido de la UE y el fin del mandato de Obama en EE.UU. el próximo otoño no favorecen el avance de las negociaciones. Probablemente el TTIP esté en “vía muerta” en este momento. Pero debemos ser conscientes de que las instituciones de la UE seguirán atendiendo las demandas de los lobbies de la industria (particularmente la agroalimentaria) con o sin tratado.

Pablo Bolaño

SOBRE AMIGOS DE LA TIERRA
UN CAMBIO SOCIAL LOCAL Y GLOBAL
Amigos de la Tierra es una asociación ecologista con la misión de fomentar un cambio local y global hacia una sociedad respetuosa con el medio ambiente, justa y solidaria. Defienden la justicia social y ambiental y creen firmemente que el centro de las políticas han de ser las personas y la Tierra. En cuanto a la agricultura y la alimentación trabajan por la soberanía alimentaria y defienden una agricultura social y sostenible, que garantice una alimentación segura y sana.

 

 

Fuente: Vidasana.org