26 ago

Los beneficios del aceite de oliva en la salud

Esta fuente de antioxidantes que previene del envejecimiento prematuro es también una aliado contra el cáncer de mama

Es la base de la dieta mediterránea. El aceite de oliva virgen es el más sano, beneficiosos y rico de todos los aceites que existen. Y precisamente nuestro país puede presumir de ser una de las principales zonas del planeta productoras de este oro negro como ya se le ha apodado a este elixir que se extrae de la aceituna. Posee un alto contenido en antioxidantes y otras muchas más virtudes saludables. Estas son las principales razones para incluir el aceite de oliva virgen en la dieta diaria:

1. Revierte el síndrome metabólico: Los últimos estudios han comprobado la eficacia de la dieta mediterránea en la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares. Según los expertos, añadir frutos secos y aceite de oliva en nuestra alimentación diaria disminuye la obesidad abdominal y los niveles de glucosa en sangre, dos indicadores de la presencia de síndrome metabólico que sufre el 25% de los adultos españoles y que consiste en alteraciones del metabolismo, como presión arterial alta, niveles bajos de colesterol HDL ─conocido como colesterol bueno─, niveles altos de triglicéridos y altas concentraciones de azúcar en la sangre.

2. Trata úlceras por presión: Expertos como el enfermero supervisor del Hospital de Puente Genil, Antonio Díaz, aseguran que los beneficios del zumo de la aceituna en la salud están comprobados. «El aceite de oliva se emplea aún hoy en día para numerosas asistencias sanitarias. Una de esas utilidades es tratar con aceite las úlceras por presión», señala Díaz. Estas lesiones repercuten negativamente en la salud y calidad de vida de quienes las padecen, principalmente la población mayor y/o inmovilizada.

3. Potencia el colesterol bueno: Los efectos protectores del aceite de oliva extra contra enfermedades asociadas al estrés oxidativo como las cardiovasculares, las neurodegenerativas o el cáncer se atribuían hasta ahora a su alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados. Por eso, el proyecto financiado con fondos europeos Eurolive estudió la posibilidad de que otros factores químicos también contribuyan a los beneficios documentados del aceite de oliva para la salud. Los resultados mostraron que a mayor contenido de polifenoles, mayor era el nivel de HDL, el también llamado colesterol bueno.

4. Evita problemas gastroduodenales: El aceite de oliva forma una película alrededor del estómago y del duodeno previniendo la formación de úlceras. Para su curación, hay que usar fármacos como el Omeprazol, pero muchos médicos recomiendan consumir a su vez aceite de oliva virgen extra, dado su contenido en vitaminas liposolubles E y A, y por ser el aceite de oliva su vehículo de transporte dentro del organismo.

5. Aliado contra el cáncer de mama: Investigadores de la Universidad de Granada y de Málaga han utilizado aceite de oliva para obtener nanocápsulas que han mostrado su eficacia para combatir células afectadas por cáncer de mama, reduciendo los daños en las células sanas del paciente. Estas cápsulas microscópicas actúan como vehículos transportadores para administrar fármacos a líneas celulares tumorales y son selectivas, ya que actúan preferentemente en las células cancerígenas.

6. Hidrata la piel: Aunque para tener una buena piel los dermatólogos recomiendan usar una buena crema hidratante y beber mucha agua, el aceite de oliva se revela como uno de los mejores humectantes naturales para la piel. Este producto es una excelente alternativa que permite hidratar la piel en profundidad, suavizarla, prevenirla del envejecimiento prematuro y protegerla de las agresiones generadas por los rayos solares.

22 ago

Desvelan la ‘llave maestra’ de la obesidad

Un mecanismo genético controla la predisposición a ser obeso; los investigadores han visto que se puede modificar con las técnicas de edición del genoma actuales, lo que abre una nueva vía de prevención y tratamiento de esta epidemia

La obesidad se ha convertido en uno de los mayores retos de salud pública del siglo 21 en todo el mundo, donde ya afecta a más de 500 millones de personas, y contribuye a trastornos potencialmente mortales como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2 y el cáncer.

Aunque son muchos los enfoques dirigidos a prevenirla y a paliar sus efectos, las previsiones no son muy prometedoras, ya que se espera que el número de personas con sobrepeso u obesas siga en aumento. Pero es posible que, si se confirman los datos de un estudio que se publica en «The New England Journal of Medicine», en un futuro cercano haya un nuevo enfoque para prevenir e incluso curar la obesidad. Un estudio dirigido por investigadores del MIT y de la Escuela de Salud Pública de Harvard (EE.UU.), gracias al análisis de los circuitos celulares implicados en la asociación entre genes y obesidad, han identificado un nuevo mecanismo que controla el metabolismo humano al promover que nuestros adipocitos o células grasas, almacenen la grasa o la quemen.

Dieta y ejercicio

Tradicionalmente se ha considerado la obesidad, explica el autor principal del trabajo, Manolis Kellis, «como el resultado del metabolismo de un desequilibrio entre la cantidad de alimentos que comemos y el ejercicio que hacemos, pero este punto de vista ignora la contribución de la genética de cada individuo».

De todos los genes que se han relacionado con la obesidad, el más famoso es el FTO. Desde su descubrimiento en 2007, ha sido sometido a un intenso escrutinio, pero la mayoría los estudios no han logrado encontrar un mecanismo que explique explicar cómo las diferencias genéticas en la región o alelo del gen FTO se asocian con la obesidad.

Así, explica otra de las investigadoras, Melina Claussnitzer, algunos estudios han tratado de relacionar la región FTO con los «circuitos cerebrales que controlan el apetito o la propensión al ejercicio», pero según nuestros resultados FTO actúa principalmente en las células progenitoras de adipocitos de una manera independiente del cerebro. El trabajo demuestra la existencia de una ‘sala de control’ en las células progenitoras de los adipocitos humanos, lo que sugiere que las diferencias genéticas pueden afectar el funcionamiento de las reservas de grasa humana.

Para estudiar los efectos de las diferencias genéticas en los adipocitos, los científicos recogieron muestras de tejido adiposo de voluntarios europeos sanos que son portadores de la versión de la región genética asociada al riesgo de obesidad y de otro grupo que poseían el alelo que no está vinculada con dicho riesgo. De esta forma vieron que en los primeros se activa una región de control importante en las células progenitoras de los adipocitos, localizadas en dos genes, Irx3 y Irx5.

Es decir, según los expertos, Irx3 y Irx5 actúan como los controladores ‘maestros’ de un proceso conocido como termogénesis, con el que los adipocitos disipan la energía en forma de calor, en lugar de almacenarla como grasa. La termogénesis puede ser desencadenada por el ejercicio, la dieta o la exposición al frío, y se produce tanto en adipocitos marrones (grasa marrón) ricos en mitocondrias que están relacionados con el desarrollo muscular como en adipocitos de color beige (grasa blanca) que están vinculados con los adipocitos blancos de almacenamiento de energía.

Claussnitzer recuerda que los primeros estudios sobre la termogénesis se centraron en la grasa marrón, que desempeña un papel importante en los ratones, pero es prácticamente inexistente en los adultos humanos. Sin embargo, añade, «esta nueva ruta controla la termogénesis en las más abundantes reservas de grasa blanca y su asociación genética con la obesidad indica que afecta al balance global de energía en humanos».

Baile de letras

Además, los investigadores han podido verificar que basta una sencilla diferencia genética de un solo nucleótido para que aumente el riesgo de obesidad. Así, en los individuos de riesgo se sustituye una timina (T) por una citosina (C), lo que provoca que la desactivación de la región de control y enciende los genes Irx3 y Irx5: el resultado es el apagado de termogénesis, que conduce a la acumulación de lípidos y, en finalmente, a la obesidad.

Gracias a la tecnología CRISPR / Cas9, que permite realizar cambios precisos a una secuencia de ADN, los investigadores pudieron cambiar la firma genética de delgados y obesos en pre-adipocitos humanos. Es decir, bastaba con cambiar la C por la T en individuos de riesgo para desactivar los genes Irx3 y Irx5, restaurando así la termogénesis y apagando los genes de almacenamiento de lípidos.

Los resultados podría tener importantes implicaciones terapéuticas. En primer lugar, señala Kellis, «puede permitir la edición del genoma como una vía terapéutica para los individuos portadores del alelo de riesgo», dice Kellis. Pero lo más importante, subraya, es que «los circuitos celulares descubiertos podrían permitir controlar el ‘interruptor maestro metabólico’ tanto en los individuos de riesgo como en los que no lo son y así contrarrestar el entorno o el estilo de vida, factores que contribuyen a la obesidad». De momento los investigadores ya lo han conseguido en células humanas y de ratón.

Fuente : ABC

09 ago

La experiencia de pasar un año sin probar el azúcar

¿Podrías estar un año sin comer azúcar? La familia Schaub sí. Tras doce meses de pruebas, la familia cuenta esta complicada experiencia a través de un libro, ‘Year Of No Sugar’, y de una entrevista a ‘The Huffington Post’, mostrando los sorprendentes resultados de su decisión.

 

Parece complicado elegir un momento en el que cortar el azúcar de raíz, pero así sucedió. Un día, la periodista estadounidense, Eve O. Schaub, visionó, junto a su marido, un vídeo de un endocrino que hablaba sobre el azúcar, las funciones que realiza en nuestro cuerpo y lo presente que está en muchos alimentos en los que no la asociamos. “En todas partes veía azúcar, empecé a cuestionarme no sólo la cultura alimentaria americana sino la mía propia: ¿Qué le estoy dando de comer a mi familia?”. El vídeo hizo tal mella en la conciencia de Eva que decidió, junto a su marido y sus dos hijas, vivir todo el año (2011) sin la presencia de ningún tipo de azúcar añadido en su organismo.

Como no podía ser de otra manera, las que más sufrieron la decisión fueron sus hijas. “Se pusieron a llorar”, comenta. “Sabían que los cumpleaños y Halloween no serían lo mismo”. No obstante, la familia tomó una pequeña moratoria y es que cada miembro podría permitirse una excepción regular que contenía una pequeña cantidad de azúcar. Eva optó por un vaso de vino tinto mientras que el resto tenía acordado un postre.

 

Aún así, Eva asegura que no fue fácil. Sorprendentemente, su hija pequeña, de 6 años, aceptó la situación de buen modo. Por contra, la mayor, de 11 años, no encajó bien la decisión, aunque finalmente acabó encantada con los resultados. Para evitar las tensiones, Eva aconsejó a su hija escribir un diario, y algunos de sus fragmentos se han rescatado en el libro.

Unos resultados sorprendentes

Pese a lo que pueda parecer, ni Eva ni su familia perdieron peso. “Siento que la gente está decepcionada con el resultado, pero yo no buscaba perder peso”. Asegura que solamente quería comprobar como se sentía su cuerpo y su paladar ante la ausencia de azúcar.“Nuestros paladares comenzaron a cambiar con el tiempo. Las cosas dulces comenzaron a no gustarnos e, incluso, a parecernos repugnantes”, señala, a la vez que comenta que aumentó la sensación de estar más sanos y enfermar menos. 

Cuando terminó la experiencia, todos pensaban que una vez alcanzada la libertad, se volverían locos con el azúcar. “Eso no fue así en absoluto”. Conforme pasó el tiempo, todo le resultaba extraño, “hasta ir al supermercado”.

Eva asegura que una de las cosas más complicadas es precisamente encontrar estos productos sin azúcar. “Tuve que hacer mi propia mayonesa e incluso hornear mi propio pan”. “Tuve que recorrer muchos kilómetros para comprar los diferentes productos sin azúcar”, afirma.

Tras la experiencia, Eva recomienda a todo el mundo llevar a cabo esta práctica. “La gente no tiene que ser tan estricta como nosotros, pero les recomiendo que empiecen por ser más conscientes de la presencia de azúcar, para que tomen sus propias decisiones”, pero lo que no me parece justo es que esta sustancia, que no es inocua, esté tan presente en nuestra comida sin que lo sepamos”, sentencia.

 

 

Fuente: El Mundo

15 jul

Lo que el bebé come en sus 1.000 primeros días, vital para su salud

La parte de la salud del niño que viene determinada por sus genes es menor de lo que se pensaba

Las últimas investigaciones llevadas a cabo a nivel mundial demuestran que la nutrición en los 1000 primeros días del niño –desde su concepción hasta los dos años de edad– es un factor fundamental para la salud futura de los niños. Durante las primeras etapas de la vida, se produce la programación metabólica, un proceso en el que el entorno y la alimentación juegan un rol fundamental y, por lo tanto, supone una oportunidad para incidir en la salud futura. Recientes estudios científicos demuestran que una menor parte de la salud del bebé dependerá de sus genes, pero que la mayor parte dependerá de su entorno, donde la alimentación es un factor muy significativo. Los requerimientos nutricionales de los niños no son iguales a los de un adulto ya que tienen necesidades nutricionales específicas por estar en un periodo de rápido crecimiento.

Desde el momento de la concepción, la nutrición de la futura madre tiene un impacto en la salud futura de su hijo: mantener un peso correcto en el embarazo, incrementar la ingesta de ciertas vitaminas y minerales, y la calidad de la dieta de la embarazada, son factores clave. Las futuras mamás no deben comer por dos, pero si pensar por dos. Una vez que el bebé ha nacido, la leche materna es la mejor forma de alimentarlo. Por ello se recomienda la lactancia materna en exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé. Una madre lactante es capaz de producir leche con la cantidad adecuada de proteínas, grasas, carbohidratos y minerales, incluso cuando no está recibiendo la ingesta adecuada de estos nutrientes. Por el contrario, las vitaminas, yodo y omega 3 (DHA) presentes en la leche materna están muy ligados a la dieta de la madre. Por todo ello, es fundamental que las madres lactantes sigan una dieta variada y equilibrada, ajustada a este periodo de necesidades nutricionales específicas.

Hitos en la alimentación del bebé

La introducción de la alimentación complementaria, a partir de los 6 meses, es el siguiente hito en los 1.000 primeros días del bebé. Es importante la introducción de nuevos alimentos, sabores y texturas para desarrollar unos hábitos nutricionales adecuados, además de asegurar la ingesta de nutrientes adecuados en esa fase de importante crecimiento y desarrollo, explican desde Danone Nutricia Early Life Nutrition (ELN).

Los niños entre 12 y 24 meses siguen teniendo unas necesidades nutricionales específicas que la dieta de los adultos no puede cubrir. La cantidad de nutrientes que necesitan por kilo de peso puede llegar a ser de entre 4 y 7 veces más que las de un adulto, de ahí la importancia de continuar con una dieta adaptada en esta edad. Conscientes de este problema, Danone puso en marcha en 2012 el programa educacional «Alimentando la Salud del mañana». Bajo este paraguas, en 2013, llevó a cabo el estudio pionero Alsalma 2.0, en el que se analizaron los hábitos nutricionales de un grupo de más de 1.700 niños españoles de entre 12 y 36 meses y las revelaciones fueron muy señalables. Según las conclusiones de este estudio, el 95,9% de los niños de 12 a 36 meses consumen cuatro veces más proteínas de la ingesta diaria recomendada. También se observó que una mayor proporción en el consumo diario de proteínas se relaciona con un mayor índice de masa corporal. Además, los niños españoles no alcanzan la ingesta recomendada de micronutrientes como el yodo o la vitamina D.

07 jul

¿Que causa el cáncer y por qué se ha mantenido en secreto?

El Dr. Otto Heinrich Warburg fue uno de los principales biólogos del siglo 20 quien dedico toda su vida a estudiar el cáncer, y en 1931, recibió el Premio Nobel por el descubrimiento de las causas básicas de cáncer.

Él descubrió que el cáncer es el resultado de una forma contraria a fisiológicos de la vidaporque el cuerpo es demasiado ácido. El nivel óptimo de pH saludable en el cuerpo es 7.365 y nada por debajo de esto se considera demasiado ácido. También descubrió que el cáncer se propaga más rápido en ambientes ácidos por los niveles elevados de ácido láctico y CO2.

Cuando el cuerpo es alcalizado más oxígeno a las células se obtienen y las células cancerosas no puede sobrevivir con el oxígeno de células llenas.

Él ha dicho, “los tejidos cancerosos son ácidos, mientras que los tejidos saludables son alcalinos. El agua se divide en iones H + y OH – , si hay un exceso de iones H +, es ácido; si hay un exceso de iones OH -, entonces es alcalino “.

Sus conexiones entre la creación de cáncer a la acidez en el cuerpo son excepcionales. “Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno – una regla sin excepción. Privar a una célula de 35% de su oxígeno durante 48 horas puede convertirse en cancerosos “.

El médico ha investigado el metabolismo de los tumores y la respiración de las células y descubrio que las células cancerosas se mantienen y prosperan en áreas ácidas. Afirmó que la causa del cáncer es la falta de oxígeno, lo que crea estados de ácidos en el cuerpo humano.

Dr. Warburg también ha descubierto que las células cancerosas son anaeróbicas, lo que significa que no respiran oxígeno y no pueden sobrevivir en la presencia de altos niveles de oxígeno.

07 jul

Siete pequeños cambios en tu desayuno que te ayudarán a adelgazar

No nos cansamos de repetirlo: el desayuno es la comida más importante del día y su composición es decisiva si estás tratando de adelgazar, pues influye de forma determinante en lo que vas a ingerir el resto de la jornada.

Para que aparezca el hambre, lo ideal es desayunar una hora después de levantarnos. Y aunque nos cueste, nunca debemos postergar la primera comida del día pasado este tiempo. Según un informe de la Universidad de Harvard publicado en la revista Circulation, que estudió a 26.902 varones, los hombres que se saltan el desayuno tienen un 27% más de posibilidades de tener un infarto o morir de una enfermedad cardiaca que aquellos que comen todas las mañanas. Además, las personas que se saltan el desayuno tienen un tercio más de posibilidades de ser obesas.

Un buen desayuno que nos permita aguantar sin hambre hasta la hora de la comida debe contener como poco 350 calorías –e incluso algo más si reducimos las raciones durante el resto del día–. Esto, por ejemplo, es lo que contiene un café con leche, dos huevos revueltos y 75 gramos de jamón york, así que tampoco vamos a quedarnos con hambre.

Pero además de la cantidad, es importante la calidad. Muchos de los productos para desayuno más habituales (como las galletas, la bollería, los zumos o los cereales) no son, ni de lejos, los alimentos más recomendables para empezar el día. Kate Bratskeir propone en la edición estadounidense de The Huffington Post algunas sustituciones que se pueden efectuar en el desayuno para que sea más saludable, a las que hemos añadido consejos adaptados a los usos y costumbres españoles.

Un buen desayuno que nos permita aguantar sin hambre hasta la hora de la comida debe contener como poco 350 calorías –e incluso algo más si reducimos las raciones durante el resto del día–. Esto, por ejemplo, es lo que contiene un café con leche, dos huevos revueltos y 75 gramos de jamón york, así que tampoco vamos a quedarnos con hambre.

Pero además de la cantidad, es importante la calidad. Muchos de los productos para desayuno más habituales (como las galletas, la bollería, los zumos o los cereales) no son, ni de lejos, los alimentos más recomendables para empezar el día. Kate Bratskeir propone en la edición estadounidense de The Huffington Post algunas sustituciones que se pueden efectuar en el desayuno para que sea más saludable, a las que hemos añadido consejos adaptados a los usos y costumbres españoles.

1. Cambia el zumo por fruta

Siempre hemos pensado que el zumo es el complemento perfecto a un desayuno saludable, pero en realidad es una bebida con un altísimo contenido en azúcar que elimina muchos de los nutrientes que contiene la fruta al natural. 250 ml de zumo de naranja contienen el equivalente a siete cucharadas de azúcar, es decir, 115 calorías, mientras que una lata de Coca-Cola de 33 centilitros tiene 139.

2. Cambia la mantequilla por queso para untar

Quizás no hay nada tan rico como una tostada con mantequilla derretida, pero desde luego no es el mejor desayuno si lo que queremos es adelgazar. Aunque de un tiempo a esta parte la mantequilla, como el resto de grasas, está viviendo un resurgir, sigue siendo un alimento muy calórico. El aceite de oliva es uno de sus mejores sustitutos, pero si buscamos algo más parecido, podemos optar por el queso crema (tipo Philadelphia) que tiene aproximadamente la mitad de calorías –349 por 100 gramos, frente a 717– y aporta algo de proteínas. Bratskeir recomienda también la mantequilla de cacahuete sin azúcar, muy rica en proteínas.

3. Cambia la bollería por…. cualquier otra cosa

Se puede discutir largo y tendido sobre cuáles son los mejores alimentos para desayunar, pero todos los nutricionistas tienen claro cuáles son los peores: la bollería industrial. Galletas, sobaos, magdalenas, cereales azúcarados… Todos ellos siguen presentes en los desayunos diarios de muchas familias, pese a su alto contenido en azúcares y grasas (incluidas en muchos casos las peligrosas grasas trans). Cualquier alternativa a estos desayunos, ya sean las clásicas tostadas con mermelada y mantequilla o unos huevos revueltos, es más saludable.

4. Cambia los batidos por café con hielo

Con este calor infernal muchas personas abandonan el clásico café con leche a favor de batidos, colacaos, frapuccinos e, incluso, horchata; bebidas todas ellas con el mismo denominador común: su altísimo contenido en azúcar. Si eres incapaz de beber café con leche en verano prueba a hacer tu propia bebida fría,añadiendo hielo a tu café con leche.

5. Cambia la mermelada por embutido

El azúcar es el mayor enemigo de un desayuno saludable, así que haríamos bien en evitar su consumo excesivo. Si sustituimos la mermelada de nuestras tostadas por proteínas en forma de jamón york o serrano, o mejor aún pavo, mataremos dos pájaros de un tiro: nuestro desayuno será más completo y saciante, pero menos rico en calorías.

6. Cambia tus cereales por avena

Todos los cereales de desayuno, incluso aquellos que se anuncian como “saludables”, contienen azúcares añadidos. Cierto es que algunas variedades integrales son mejores que auténticas bombas calóricas como el arroz inflado chocolateado o los copos de trigo con azúcar, pero haríamos bien en evitar este desayuno en su conjunto. Una buena alternativa es acompañar nuestro bol de leche con avena, un cereal con bajo índice glucémico y rico en fibra. Si te resulta soso puedes adornar tu bol con fruta o nueces.

7. Cambia el yogur de sabores por uno natural

El yogur puede ser un alimento saludable en nuestro desayuno, pero no todos son iguales. En concreto, los yogures de sabores –también los “bifidus” y “desnatados”– son ricos en azúcares. Es mucho más saludable comprar un buen yogur natural y aderezarlo a nuestro gusto, controlando la cantidad de azúcar que le echamos o, mucho mejor, eliminándola, acompañándolo con fruta.

 

Fuente: El Confidencial

 

17 jun

16 alimentos quemagrasas naturales

Come los siguientes 16 alimentos quemagrasas con regularidad, y perderás grasa casi sin esfuerzo. Una forma eficaz de perder peso es hacer una alimentación saludable automática.

La siguiente lista de alimentos  quemagrasas naturales pertenecen a una dieta muy efectiva y “aplanadora” que te ayudará a bajar de peso, creada por David Zinczenko, editor de la revista Men’s Health.

Los 16 mejores alimentos quema grasa son quemagrasas saludable y totalmente naturales. Si es posible, lo importante sería evitar las “píldoras quema grasas” que pueden tener efectos secundarios desagradables para bajar de peso y sobre la salud en general.

La dieta Abs explica cómo conseguir un vientre plano con el consumo de estos alimentos naturales, y serán los que incluiremos en esta lista. Procura buscar alimentos orgánicos, que no sean GMO y que estén libres de químicos. Estamos tratando de mantenernos más saludables con este plan quemagrasas, y pensar de una manera funcional considerando todos los aspectos para ello,  hace que nuestro objetivo sea doblemente productivo.

Cuales son estos alimentos quemagrasas naturales

1. Las almendras y otros frutos secos

Las nueces y las almendras, en particular, ayudan a suprimir el apetito. Cuando no estás tan hambriento, puedes comer menos calorías y por lo tanto vas a perder peso. De acuerdo con la Dieta Abs, comer dos onzas de almendras (unas 24 nueces) es suficiente para disminuir el apetito.

Además de comer los frutos secos, puedes agregar las nueces picadas a las ensaladas, cereales, yogur natural, etc.

2. Los frijoles

Los frijoles y otras legumbres. Debido a su alto contenido en fibra y bajos en calorías, los frijoles de todo tipo son uno de los alimento quemagrasas naturales más eficientes. La fibra que estos contienen hace que puedas sentirte lleno lo que hará que consumas menos calorías con el resto de la comida.

También contienen altas cantidades de proteínas y hierro que también ayudan con la pérdida de grasa. Los mejores granos son la soja, frijoles pintos, garbanzos, frijoles blancos, frijoles negros, frijoles blancos, frijoles y habas. Incluyo generalmente un puñado de frijoles cocidos en la ensalada que come cada día en lugar de una comida.

3. La espinaca

La espinaca y otros vegetales verdes. Al igual que los frijoles, los vegetales verdes son bajos en calorías y altos en fibra. Ellos te ayudarán a sentirse lleno, por lo que comerás menos.

Los vegetales verdes también son muy ricos en vitaminas, minerales y otros nutrientes incluyen la espinaca, el brócoli, la lechuga romana, rúcula, berros, escarola y hojas de mostaza, entre una serie de vegetales más que son efectivos quemadores de grasas naturales.

4. Consume calcio para quemar grasa

Los productos que contienen calcio son quemagrasas naturales y muy eficientes, puedes ver como conseguir calcio más allá de la leche. El calcio es una sustancia quema de grasa, quizás uno de los más poderosos quemadores de grasa en este lista de alimentos. Un estudio de la Universidad de Tennessee encontró que la dieta de aquellas personas que consumían mayores cantidades de calcio, perdieron el doble de peso que los demás.

El calcio no sólo quema la grasa corporal, sino que también ayuda a prevenir la formación de grasa. Para ello deberás evitar el consumo de alimentos que se venden como una fuente de calcio puramente y que además son muy altos en grasas.

5. Harina de avena

La harina de avena instantánea (sin azúcar, sin sabor). La avena es otra fantástica fuente de fibra, lo que ayuda a sentirse satisfecho por más tiempo. No sólo eso, un estudio en Penn State demostró que la avena estabiliza los niveles de azúcar en la sangre más que la mayoría de otros alimentos. Eso significa que no tienes hambre otra vez durante mucho tiempo.

Mi primera comida del día es por lo general un pequeño tazón de una avena rápida, simplemente hecho con la harina de avena, sin azúcar, o con sólo un poco de stevia y sólo con agua para no agregar ningún otro ingrediente que pueda sumarle grasa.

6. Huevos

Se solía pensar que debías evitar los huevos debido a su alto contenido de colesterol. Pero la investigación ahora indica que el consumo de uno o dos huevos al día no va a aumentar el colesterol en absoluto. En el lado positivo, los huevos tienen el más alto valor biológico de la proteína que cualquier otro alimento.

Esto significa que los huevos aportan a tu cuerpo la proteína necesaria, lo que ayuda a construir músculo que a su vez ayuda a quemar grasa. Los huevos también son ricos en vitamina B12, un nutriente esencial para quemar la grasa en tu cuerpo.

7. Pescados y ácidos grasos omega 3

Es recomendable el consumo de pescados magros ya que se necesita más energía para digerir las proteínas que los carbohidratos o las grasas. Eso significa que los alimentos ricos en proteínas son quemagrasas naturales. Añadir más de las variedades magras de carnes como el pescado “graso” a tu dieta es una buena alternativa.

Puede sonar extraño que debas comer pescado “graso” para quemar grasa. Pero el salmón y otros pescados llamados “graso” contienen altos niveles de ácidos grasos omega 3 y estos ácidos grasos, son los quemadores de grasa naturales que necesitas.

Un estudio en el British Journal of Nutrition encontró que los ácidos grasos omega 3 reducen la masa de grasa en su cuerpo, a través de un mecanismo desconocido. Otras investigaciones muestran que los pescados grasos causan menos hambre y te hacen sentir más satisfecho, por lo que comererás menos calorías durante el día.

Además de salmón, otros pescados ricos en omega 3 incluyen la caballa y el arenque.

linaza quemagrasas naturales

8. La linaza un quemagrasas ideal

La linaza también es alta en ácidos grasos omega 3 y es uno de los quemagrasas más recomendados. Así que técnicamente la linaza podría necesitar un artículo aparte en esta lista de 16 alimentos quema grasa.

El British Journal of Nutrition encontró que la linaza contiene también “lignanos”. Los lignanos son un nutriente quemagrasa natural que se demostró en un estudio que ayudó a las mujeres para tener un menor índice de masa corporal y menos grasa en general. Puedes encontrar más información aqui sobre la linaza.

9. La mantequilla de maní

La mantequilla de maní , natural y sin azúcar probablemente es el más sorprendente de los 16 alimentos quema grasa, la mantequilla de maní puede ayudarte a perder peso. Pero debes consumirla con moderación y sólo mantequilla de maní natural que no tenga azúcar añadido.

De acuerdo con la Dieta Abs, la mantequilla de maní es alta en grasas monosaturadas saludables que ayudan a los músculos a crecer y de esta manera ser un quema grasa natural muy recomendable. Limítate a tres cucharadas o menos al día.

10. Aceite de oliva

Un estudio de la Universidad de Illinois encontraron que aquellos que consumían aceite de oliva antes de una comida, comieron 25% menos de calorías que otros que no lo hicieron.

El aceite de oliva ayuda a perder grasa porque el alto nivel de grasas monosaturadas que contiene reduce los antojos de alimentos con grasa y ayuda atener más control en el consumo de estos alimentos. Puedes cocinar con él, usarlo en ensaladas.

11. Cereales integrales

La fibra que contienen los cereales integrales ayuda a mantener los niveles de insulina bajos. Esto evita que tu cuerpo cuerpo almacene grasa.

Deja de usar productos de pan blanco que tienen toda la fibra y los nutrientes removidos debido al proceso de refinamiento. Para quemar la grasa, es recomendable el pan o cereal con granos enteros o  el trigo entero solamente. El arroz integral es también otro de los quemagrasas  naturales y saludables.

12. Suero de leche

El suero de leche tiene la mayor cantidad de proteína con la menor cantidad de calorías que cualquier alimento que puedas encontrar. La proteína del suero es probablemente mi favorito de los 16 alimentos quema grasa, porque es fácil de usar y también ayuda a construir músculo.

Puedes consultar aquí como hacer tu propio suero de leche sin necesidad de agregar lácteos y de manera muy saludable.

La proteína de suero, al igual que todas las formas de la proteína, quemagrasas naturalmente porque tu cuerpo tiene que utilizar mucha más energía para digerir las proteínas de otros alimentos. El mejor uso de la proteína del suero es mezclarla en un batido.

Bien, así que estos son los primeros 12 de los 16 alimentos quemagrasas que puedes incluir en tu dieta hoy mismo. Pero aún tenemos tres más para un total de 16 alimentos quemadores de grasa y naturales.

Vamos a añadir tres los más importantes para hacer 16 alimentos quema grasa.

Los siguientes alimentos también han sido comprobados por la investigación científica que son muy beneficiosos para fomentar una mayor pérdida de grasa, ya sea por reducción directa de la grasa en el cuerpo, por la disminución de apetito, o mediante el aumento de la velocidad a la que puedes quemar las calorías.

13. Frambuesas y otras bayas

La fibra y pectina que se encuentra en bayas ayuda a sentirse satisfecho por más tiempo. Así se quema grasa disminuyendo la cantidad total de calorías que se come lo contrario.

Las bayas contienen una gran cantidad de azúcar natural. Así que trata de no comerlas en exceso.

14. El té verde uno de los quema grasas naturales más usados

El té verde contiene sustancias químicas especiales llamadas “catequinas” que ayudan a quemar grasas de manera saludable y natural, mientras que le aporta al organismo una serie de beneficios indispensables para mejorar la calidad de vida.

Según un estudio de Journal of Nutrition, catequinas, el té verde consigue quemar las grasas de dos maneras. El té verde no sólo puede ayudar a acelerar el metabolismo (por lo que se queman más calorías, incluso mientras estés sentado), sino que también aumentan la velocidad a la que tu hígado quema la grasa.

La cantidad recomendada de té verde para el buen efecto de la quemagrasas es de cuatro a seis tazas al día. En vez preparar una taza de té, puedes preparar suficiente cantidad para llenar una botella y estar sirviendo durante el día.

15. Vinagre de sidra de manzana

Estudios recientes han demostrado que el vinagre de sidra de manzana, activa las enzimas en tu cuerpo que descomponen la grasa. Es importante saber esto, ya que es muy usado el vinagre y el aceite de oliva como aderezo en las ensaladas y allí puedes aprovechar sus beneficios para quemar grasas.

Así que no sólo estoy evitando la grasa al no usar un alto en calorías, alta en grasas vestirse como queso francés o azul, el apósito que he estado usando en realidad ha aumentado mi velocidad de combustión de grasa debido al vinagre. Yo uso de vinagre blanco destilado que se puede encontrar en cualquier tienda de comestibles, pero vinagre de vino tinto o de otras variedades debería tener el mismo efecto.

16. Las manzanas y las peras

Estas dos frutas contienen altos niveles de una sustancia química que actúa como quemagrasas naturales llamada “flavonoides”.

El American Journal of Clinical Nutrition encontró en uno de sus estudios, que las mujeres que a menudo comían manzanas y peras aumentaron su tasa de utilización de la energía (o sea la quema de calorías) y la velocidad a la que quemaron grasa.

Así que asegúrese de agregar té verde, vinagre, y las manzanas y peras a tu lista de compras para sumarlos a tu dieta.

Aumentar el efecto de estos quemagrasas naturales

Un recomendación es que comiences por comer al menos dos porciones de cada tipo cada semana y que además, incluyas la actividad física, que siempre será recomendada para mejorar la salud en general.

Con estos alimentos no sólo vas a quemar más grasa, también estarás en el camino hacia mejorar tu salud, ya que estos alimentos además de actuar como quema grasas, también contienen importantes vitaminas y minerales, fibra, antioxidantes y otros nutrientes necesarios para una mente y un cuerpo sanos.

17 jun

El ayuno puede ser un elemento clave en la longevidad y la salud

fontana--644x362

Luigi Fontana es reconocido por sus investigaciones en nutrición, envejecimiento y longevidad. Propone la optimización de la dieta como vía para suavizar el paso de los años y las enfermedades asociadas. Sus hallazgos abren la puerta a futuras opciones dietéticas y farmacológicas que aprovechen los beneficios de la restricción dietética para la salud. Actualmente, este profesor de la Universidad de Washington (EE.UU.) ha iniciado un estudio con el que pretende comparar los efectos de la dieta mediterránea con los de la alimentación habitual, que ha avanzado durante su intervención en los “Distinguished Seminars” que organiza el CNIO.

–¿Se puede comer menos y vivir más?

–En 1935 se publicó el primer estudio en animales que demostraba que una restricción de un 30-40% en las calorías aumentaba la vida sin malnutrición. Desde entonces se han hecho cientos de estudios que han confirmado que la restricción de proteínas se asocia con una una vida más larga y sana, libre de cáncer, obesidad, diabetes o enfermedad cardiovascular. Ahora estamos tratando de comprender los mecanismos que hacen que esto ocurra en animales, para ver si pasa lo mismo en humanos.

–¿Qué beneficios reales tienen estas dietas?

–Las personas que siguen una dieta con una restricción del calorías y proteínas del 20%, tienen menos sobrepeso y obesidad, un perfil cardiovascular “fantástico”, niveles de azúcar y de tensión arterial muy buenos, menos inflamación, perfiles ideales de lípidos y colesterol. No van a desarrollar enfermedad cardiovascular, la primera causa de muerte en el mundo occidental. En animales la restricción calórica les protege del cáncer. Está por ver si ocurre lo mismo en humanos. En animales, el ayuno intermitente reduce el riesgo de cáncer y prolonga la longevidad. Estamos realizando estudios en personas que ayunan dos veces a la semana, y no días consecutivos. No es un ayuno completo, pueden comer verduras, y los resultados son muy positivos.

–¿Hay que reconsiderar la dieta mediterránea?

–Ese debería ser un objetivo. Desgraciadamente en mi país [Italia] y en España, la dieta mediterránea clásica ha desaparecido. Y lo curioso es que lo que estamos viendo en nuestros estudios es justo esto: la dieta mediterránea clásica prolonga la vida y reduce el riesgo de muchas enfermedades.

–¿Cuántas calorías se recomiendan al día?

–Depende de factores como la edad, sexo, tipo de trabajo, entre otros. Por ejemplo, 800 calorías al día para un joven de 18 años es malnutrición, pero para una persona con 60 años puede que sean demasiadas. No hay “cifras mágicas”. Se trata de reducir la ingesta sin que genere malnutrición. Una alimentación saludable y variada favorece una flora intestinal mucho más rica.

–¿Por qué es importante rediseñar nuestra forma de comer?

–Porque muchas personas pueden morir o desarrollar una enfermedad crónica prevenible. De lo contrario nos abocamos a una situación insostenible. Por ejemplo, en Italia el 21% de la población tiene más de 65 años y la cifra será del 34% en los próximos 15. Es decir, un tercio de los italianos será mayor de 65 años [la situación en España es similar], y el 99% tendrá una enfermedad crónica y el 70% más de una. Es una situación insostenible para cualquier sistema nacional de salud.

–¿Qué podemos hacer?

–Hay dos opciones: empezar a pensar en medicina preventiva y no solo ir al médico cuando estemos enfermos, o somos ricos y podemos pagar cualquier tratamiento. Ningún sistema de salud podrá hacer frente a una situación como ésta.

–¿Qué responsabilidad tenemos como individuos?

–Es un problema complejo. No se trata de que nos digan que hay que comer sano y hacer más ejercicio. La mayoría de la población lo sabe… Hacen falta intervenciones que enseñen y eduquen a la población sobre los hábitos saludables. Y los medios de comunicación deben ser cómplices y transmitir un ‘mensaje único’ y no hablar cada día de uan ‘dieta milagro’ para perder kilos.

–¿Por qué no se hace?

-Podemos empezar educando a todas las personas que acuden a un hospital sobre cómo comer bien y la importancia del ejercicio. Vivimos en una sociedad de ‘imitación’. Podemos usar la psicología para cambiar las costumbres. Por ejemplo, en EE.UU. todo el mundo es gordo porque todo el mundo lo es, es algo normal, pero en Dinamarca se desplazan en bicicleta porque es lo ‘habitual’. Cambiar las costumbres toma unos años, pero hay muchas alternativas para hacerlo, y debemos ponernos a ello cuanto antes, sobre todo los políticos. Pero tengo la sensación que los gobiernos no quieren escuchar a los científicos.

Fuente: ABC

07 may

Cinco cosas prohibidas en otros países que comemos en España

Cinco cosas prohibidas en otros países que comemos en España

 

Cinco cosas prohibidas en otros países que comemos en España

Patatas fritas con Olestra, comercializada en los noventa como Olean

A lo largo del tiempo, muchos alimentos que considerábamos comunes se han retirado de nuestra dieta después de que los científicos demostraran posibles efectos perniciosos sobre nuestra salud. La conveniencia de tomar o no determinadas sustancias, sobre todo los temidos colorantes y conservantes, ha generado gran controversia entre los científicos, y la polémica se aviva cada vez que aparece un estudio asociando algunas sustancias con la aparición de cáncer o problemas mentales.

La legislación alimentaria se mueve siempre en un tira y afloja entre las autoridades gubernamentales, los científicos, la industria y los grupos ecologistas, que acaban generando un batiburrillo informativo en el que es difícil sacar conclusiones. En un intento por arrojar algo de luz sobre el asunto los nutricionistas estadounidenses Mira CaltonJayson B. Calton acaban de publicar el libro Rich Food, Poor Food (Primal Nutrition), un manual sobre los ingredientes que aparecen en los productos comerciales y que, según ellos, deberíamos evitar.

En su opinión, hay una serie de aditivos que es mejor no consumir, pese a que sigan siendo legales. Las principales autoridades sanitarias, la Food and Drug Administration de EEUU (FDA) y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA), siguen debatiendo su prohibición, debido a diversos estudios que asocian su consumo con problemas de salud. Estos son los 5 ingredientes que están en el punto de mira.

1. Tartracina (E-102)

La tartracina es un colorante artificial muy común en la industria alimentaria, que en Europa se etiqueta como E-102. Está presente en alimentos de todo tipo: bebidas, purés, patatas fritas, repostería, sopas instantáneas, helados, caramelos, chicles, mermeladas yogur, gelatinas… En general puede estar en cualquier alimento de color amarillo o naranja. Es además el colorante que se comercializa para “amarillear” las paellas.

Se trata de uno de los colorantes más cuestionados desde la publicación en 2007 de un estudio en The Lancet que asociaba su consumo, y el de otras cinco sustancias, con el aumento de la hiperactividad en los niños. El estudio causo una gran polémica, y muchos científicos se mostraron en contra de sus resultados, pero tanto la FDA como la AESA abrieron investigaciones sobre el asunto. La AESA solo detectó que la tartracina podía causar reacciones de intolerancia, como irritaciones cutáneas, en un pequeño porcentaje de población, pero el debate sobre sus posibles efectos adversos reaparece recurrentemente. En opinión de los Calton, es un colorante que debe evitarse siempre que sea posible dado su origen: tintes derivados de alquitrán de hulla.

Su uso alimentario está prohibido en Noruega y estaba prohibido en Austria y Alemania, pero dado que la AESA aprobó su uso, las políticas locales sobre el colorante dejaron de tener efecto es estos dos países. Su prohibición, no obstante, se sigue debatiendo en Europa y Estados Unidos.

2. Olestra

La olestra es un aditivo alimenticio que se desarrolló en los años 70 para sustituir a las grasas naturales. Se utiliza en la preparación de alimentos que suelen contener una gran cantidad de grasas, como las patatas fritas, debido a su capacidad para freír los alimentos sin aportar a estos calorías ni colesterol. Su uso está prohibido en Canadá y lo estuvo en Reino Unido.

La FDA no quería que se etiquetaran como saludables productos que están en lo más alto de la pirámide alimentaria, y que empuja a consumir con moderación, por lo que fue siempre reticente a la aprobación del aditivo. No obstante, después de casi dos décadas de burocracia, y debido a las presiones, la FDA aprobó la sustancia a finales de los 80 para su uso en patatas fritas, galletas y otros snacks que en seguida se etiquetaron como light. Los productos fueron un éxito, pero en 1996, la FDA renovó la licencia obligando a las marcas a etiquetar en los productos con olestra sus conocidos efectos secundarios. Las ventas cayeron en picado en cuanto los consumidores encontraron una etiqueta que decía lo siguiente: “Este producto contiene Olestra. Olestra puede causar cólicos abdominales y diarrea. Olestra inhibe la absorción de algunas vitaminas y otros nutrientes. Se han añadido vitaminas A, D, E, y K”.

Hoy en día la olestra sigue siendo legal en Estados Unidos y la Unión Europea y puede encontrarse en determinadas marcas de patatas fritas comerciales. Aunque la obligación del etiquetado se levantó en 2003, las ventas nunca se recuperaron. En 2011 un estudio de la Universidad de Purdue constató, además, que el consumo de patatas fritas con olestra durante un tiempo prolongado provocaba un aumento mayor de peso que la ingesta de patatas fritas convencionales.

3. Amarillo crepúsculo (E-110)

El colorante alimenticio “amarillo crepúsculo”, que se etiqueta como E-110, está presente en alimentos como mermeladas de albaricoque, galletas y productos de pastelería, sopas instantáneas, batidos de chocolate, harina para rebozar y margarinas. También es responsable del color anaranjado de los Doritos Tex-Mex.

El E-110 se fabrica a partir de hidrocarburos aromáticos de petróleo y estaba presente también en el estudio de The Lancet que lo relaciona con la hiperactividad. Además, es responsable de reacciones alérgicas en personas con intolerancia a la aspirina. En 2009 la AESA redujo la cantidad diaria máxima que aconseja consumir, de 2,5 mg/kg a 1,0 kmg/kg, por los supuestos efectos cancerígenos que podría ocasionar su ingesta en cantidades mayores. En 2011 se anunció una nueva reducción, en esta ocasión en las bebidas, de 50 mg/L a 20 mg/L.

Su uso alimentario está prohibido en Noruega. También lo estaba en Finlandia pero, al igual que la tartracina, dado que la AESA aprobó su uso, las políticas locales sobre el colorante dejaron de tener efecto.

4. Azul brillante FCP (E-133)

El azul brillante FCP es un colorante, tóxico a partir de ciertas cantidades, que estaba prohibido en numerosos países europeos antes de que la AESA aprobara su uso alimenticio (aún está prohibido en Suiza). Se usa, principalmente, para colorear de azul helados, dulces y bebidas (es el colorante que da su tono característico a algunos refrescos para deportistas y a las bebidas de tipo blue tropic).

Según las autoridades, no entraña ningún riesgo siempre que su ingesta máxima no exceda de 12.5 mg/kg de peso corporal. Según algunos estudios podría provocar reacciones alérgicas en personas que ya padezcan de asma pero, al margen de esto,hay varios estudios que insisten en su inocuidad.

5. Butilhidroxianisol y Butilhidroxitolueno (E-320 y E-321)

Estos antioxidantes de nombre impronunciable, y origen sintético, proceden de la industria petrolera y se utilizan en alimentación, muchas veces combinados ya que potencian mutuamente sus efectos, para evitar la degradación de las grasas.Aunque su presencia se ha ido reduciendo con el tiempo, siguen siendo compañeros habituales de algunos productos, principalmente snacks salados. Su uso está autorizado en la mayoría de países (en Europa está permitida su presencia, conjunta, hasta en 200 ppm del total de la grasa), excepto en Japón, donde está prohibido desde 1958 y en Australia, donde no se permite su consumo a los niños.

Algunos estudios han mostrado que el BHA y el BHT (menos habitual) tienen propiedades potencialmente cancerígenas. Aunque todavía no hay una evidencia sólida al respecto, y hay estudios que se contradicen, la Organización Mundial de la Salud ha rebajado recientemente su ingestión diaria admisible, y cada vez más empresas lo están retirando de sus preparados.

 

 

18 nov

ACRILAMIDA Problemas en neonatos

306_NXCT_acrilamidasneonatos2

La ingesta de alimentos con alto contenido de acrilamida durante el embarazo se asocia con un peso inferior y una menor circunferencia de la cabeza en recién nacidos. Así lo revela un estudio internacional sobre la dieta de 1.100 mujeres embarazadas y sus recién nacidos de Dinamarca, Inglaterra, Grecia, Noruega y España. La diferencia entre las madres expuestas a altos niveles de acrilamida y las expuestas a niveles bajos puede ser de hasta 132 gramos en el peso del bebé y 0,33 centímetros en el tamaño de su cabeza.

INGLATERRA, PELIGRO

Además, el estudio, dirigido por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona y la Universidad de Estocolmo (Suecia), muestra que los mayores niveles de esta sustancia se observaron en los bebés nacidos en Inglaterra y los más bajos en los de Dinamarca. La razón de los altos niveles de acrilamida que se observan en muchas mujeres es, sin duda, la dieta. Y es que se trata de una sustancia química que se forma al freír, asar, tostar u hornear alimentos ricos en carbohidratos como las patatas fritas, chips, bollería o cereales de desayuno; aumentando a mayor temperatura y tiempo de cocción de este tipo de alimentos. 
Según el coordinador del estudio y director científico adjunto del CREAL, el Prof. Manolis Kogevinas, “el efecto estimado del alto nivel de exposición a la acrilamida sobre el peso de un bebé al nacer es comparable al efecto adverso conocido del tabaquismo”.

IMPLICACIONES TRASCENDENTALES
La investigadora del CREAL y primera autora del artículo, la Dra. Marie Pedersen, añade que “las implicaciones en salud pública de los resultados de este estudio son realmente importantes”. Porque el peso al nacer está relacionado con numerosos efectos adversos para la salud en los primeros años de vida e incluso posteriormente, tales como estatura reducida, aumento de la incidencia de enfermedad cardiovascular, diabetes mellitus tipo 2 y osteoporosis. Además, la circunferencia de la cabeza es un indicador importante del crecimiento del cerebro y del desarrollo neurológico”.
De hecho, existe una creciente preocupación mundial acerca de los efectos potenciales para la salud de la exposición alimentaria a la acrilamida. Los investigadores ya pueden afirmar que esta sustancia atraviesa la placenta y, por lo tanto, existe un particular riesgo para la salud del feto. Hoy se han presentado los resultados del primer estudio en humanos para examinar la asociación entre la exposición a este componente durante el embarazo y el parto. 
En este estudio también han participado otros 20 centros de investigación en Europa, incluyendo el IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas). El uso de avanzadas técnicas biomédicas ha favorecido la medición de la acrilamida en sangre del cordón umbilical del recién nacido, lo que ha permitido a los investigadores conocer los niveles de exposición a la acrilamida durante los últimos meses de embarazo.

Redacción / The Ecologist
Asociación Vida Sana


El proyecto europeo de investigación NewGeneris
Este estudio forma parte de NewGeneris, un proyecto integrado dentro del 6º Programa Marco de la Unión Europea, del área prioritaria «Calidad y seguridad alimentaria». El objetivo es investigar el posible papel de la exposición química a través de la dieta durante el embarazo, en la inducción de un aumento del riesgo de cáncer y trastornos del sistema inmune en la infancia, junto con los efectos sobre los resultados del parto. NewGeneris está coordinado por el Prof. Jos Kleinjans de la Universidad de Maastricht.

Artículo de referencia: “Birth Weight, Head Circumference, and Prenatal Exposure to Acrylamide from Maternal Diet: The European Prospective Mother-Child Study (NewGeneris)”. Marie Pedersen, Hans von Stedingk, Botsivali Maria, Silvia Agramunt, Alexander Jan, Brunborg Gunnar, Leda Chatzi, Fleming Sarah, Fthenou Eleni, Granum Berit, Kristine B Gutzkow, Laura J Hardie, Lisbeth E Knudsen, Soterios Kyrtopoulos A, Michelle Méndez, A, F Domenico Merlo, Jeanette K Nielsen, Per Rydberg, Dan Segerbäck, Jordi Sunyer, John Wright, Margareta Törnqvist, Kleinjans Jos C y Manolis Kogevinas. DOI: 10.1289/ehp.1205327

Más información:
CREAL: 93 214 73 33 
www.creal.cat