29 May

Come sano para evitar la celulitis

 La celulitis, esa ‘piel de naranja’ compuesta de agua, toxinas y grasa que se acumula en determinadas zonas del cuerpo, es un problema que se puede prevenir o disminuir con una dieta adecuada. Una vez más, la alimentación es fundamental para estar guapa este verano.

Siempre que se acerca el buen tiempo y las ropas más ligeras se imponen en el vestuario, la celulitis vuelve a ser un tema recurrente de conversación y, en muchas ocasiones, la razón para lanzarse a hacer dietas drásticas, de cara al tiempo de playa. 

Aunque es cierto que estos cúmulos de grasa o celulitis resultan difíciles de eliminar una vez instalados, también es verdad que una dieta adecuada, combinada con la práctica de ejercicio físico (cardiovascular, de tonificación y de musculación de piernas, glúteos y caderas) puede evitar que vaya a más, e incluso puede conseguir que se reduzca. 

Controlar la alimentación

La alimentación es un aspecto fundamental si se quiere plantar cara a la celulitis. La retención de líquidos es uno de los factores que más contribuye a su aparición y, en este sentido, se debe seguir una dieta baja en sal, grasas saturadas y, sobre todo, en azúcares de absorción rápida como los dulces o las bebidas gaseosas y azucaradas. 

Comer sin sal combate la retención de líquidos y se favorece la eliminación de éstos, pero no permite eliminar grasa o adelgazar, porque lo que se pierde es agua. En cuanto al azúcar, es preferible que lo sustituyas por edulcorantes o por miel. Debes evitar, asimismo, los alimentos refinados (cámbialos por aquellos que son integrales), los procesados sin fibra y la comida rápida. 

Es importante eliminar las grasas saturadas que se encuentran en los embutidos, algunos aceites vegetales, los productos lácteos y algunos de sus derivados, como la nata o la mantequilla (sin olvidar que la margarina es grasa saturada artificial) y sustituir las carnes rojas más grasientas por otras blancas o rojas sin grasa, cocinadas preferentemente a la plancha. 

En ocasiones, se tiende a eliminar la cena para así ingerir menos alimentos, pero esta práctica no es muy recomendable, porque lo que provoca es que el organismo reaccione disminuyendo su tasa metabólica para protegerse de la falta de nutrientes a la que se ve sometido. De esta forma, y contrariamente al objetivo deseado, lo que se consigue es que se quemen menos grasas y que cada vez cueste más adelgazar. Tampoco es conveniente basar la dieta exclusivamente en el consumo de ensaladas  y frutas, porque nuestro cuerpo necesita una alimentación diversificada. 

No hay que olvidar que el café y el tabaco favorecen la aparición de celulitis, por lo que es mejor evitar su consumo. 

Sí a verduras y frutas

Un error que se comete con frecuencia es eliminar de la alimentación diaria los productos ricos en hierro, cuando es precisamente esta falta la que favorece la aparición de celulitis y luego dificulta su eliminación. En este sentido, las verduras y las hortalizas deben ser uno de los pilares de esta dieta, porque son depurativas, aportan vitaminas y minerales, y tienen propiedades antioxidantes. En cuanto a la fruta, aunque es totalmente aconsejable para incrementar la fibra, sí conviene controlar la cantidad que se ingiere porque sus azúcares se transforman en grasas con facilidad. En este sentido, algunas variedades, como la manzana verde, son menos dulces. No olvides incluir el pescado en tu dieta, excelente para controlar el colesterol porque aporta proteínas sin grasas saturadas.

Hay que seguir una alimentación rica en potasio (la encuentras en alimentos como las berenjenas, setas, endibias o en frutas como los plátanos) y tomar infusiones que ayuden a eliminar líquidos, como el té verde o la salvia. En este sentido, las infusiones de cola de caballo también ayudan, y la lecitina de soja es un complemento muy beneficioso. 

Un elemento que no debe faltar en la dieta es el consumo de productos lácteos para evitar la osteoporosis. Eso sí, si de lo que se trata es de evitar el consumo de grasas saturadas, conviene que estos productos lácteos sean desnatados o que tengan un bajo contenido en grasa. Por último recuerda que el agua es fundamental y su finalidad es que el cuerpo no llegue a sentir sed y ayude a depurar el organismo. Por eso se recomienda beber dos litros a lo largo del día y comenzar la jornada bebiendo un vaso de agua en ayunas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Brosline, S.L. +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.