28 Oct

En qué quedamos, ¿la carne es mala o es buena?

Durante años la carne estuvo muy demonizada, mientras que en los últimos años, se oye y se lee información de todo tipo. ¿Por qué este cambio? ¿Cuál es mi opinión?

Antes de empezar, creo conveniente hacer algunas reflexiones previas sobre consumo de carne:

• La cantidad de carne que se consume en España es bastante elevado. Según las últimas encuestas ENIDE (Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española), se calcula que se consume una media de 164g de carne, por persona al día.
• El impacto medioambiental del consumo de carne es muy elevado. La producción de carne, especialmente la convencional, requiere de grandes extensiones de cultivos de granos (con la deforestación de bosques que ello conlleva) y de grandes cantidades de agua. Por no comentar el impacto medioambiental del cultivo de granos (soja, maíz) transgénicos que se utilizan principalmente para el consumo animal.
• En la mayor parte de estudios que se observa la posible relación del consumo de carne con ciertas patologías, se ha metido en un mismo “saco” la carne roja y la carne procesada (embutidos, hamburguesas, salchichas, etc).
• En los estudios científicos no suelen tener en cuenta la calidad de la carne (forma de cría de los animales, tipo de alimentación, tratamientos farmacológicos, etc).

¿Por qué y cuándo la carne es el enemigo?

En primer lugar es importante valorar aquellos estudios en los que han separado el impacto del consumo de carne roja del consumo de carnes procesadas, ya que estas últimas están cargadas de aditivos, azúcares, almidones, grasas de mala calidad y sal, que muchas veces son los mayores responsables de los efectos negativos.

En una revisión de estudios epidemiológicos [1] se concluye que la carne procesada presenta un aumento de riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes (por cada 50g diarios, un aumento del 50% de riesgo). En cambio, no hubo relación entre la carne roja y riesgo cardiovascular, aunque si se observa un ligero aumento del riesgo de diabetes (aunque es muy pequeño y los autores destacan que puede deberse a otros factores como la actividad física, el tabaco, la baja ingesta de vegetales, etc).

En estudios epidemiológicos se observa que el consumo de carne procesada aumenta el riesgo de padecer cáncer colorectal y en el caso de la carne roja se asocia un riesgo ligeramente elevado, que incluso se observa que este riesgo disminuye mucho cuando se tiene en cuenta el consumo de fibra y de pescado. El mecanismo por el cual esta relación está presente solo en el caso de las carnes rojas y no en las blancas, parece ser la mayor cantidad de hierro hemo, ya que estimula la formación de nitrosaminas, compuestos carcinogénicos. La formación de nitrosaminas disminuye cuando se ingieren antioxidantes (hortalizas) en la misma comida [2,3,4,5].

También a través de estudios epidemiológicos se observa que aquellas personas que consumen mayores cantidades de carne procesada viven menos (aumenta la mortalidad), en cambio a penas se observan relaciones significativas con la carne roja [6,7].

¿Por qué hay que aplicar el sentido común?

La mayoría de datos que disponemos son de estudios epidemiológicos-observacionales (también es del mismo tipo el famoso “Estudio de China” o “The China Study”). Este tipo de estudios se utilizan para extraer hipótesis, que después hay que validar. Para que lo entendamos mejor; un estudio observacional “observa” un hecho, por ejemplo, podríamos “observar” que las personas que usan gafas son personas más inteligentes. ¿De aquí podríamos concluir que si me pongo gafas voy a ser una persona más inteligente? No. Pues de la misma manera, no se pueden sacar conclusiones firmes de este tipo de estudios.

Por otro lado, hay quien prefiere valorar lo sano/insano que es este alimento haciendo una analítica completa del alimento y extrapolando el efecto que tendrá en el organismo. Por ejemplo:
• “La carne tiene grasas saturadas, por eso aumenta el riesgo cardiovascular”. Este tema daría para un artículo especial. Actualmente hay mucha evidencia que muestra que las grasas saturadas NO aumentan el riesgo cardiovascular [8], por lo que esta explicación no es válida.
• “La carne de cerdo es rica en ácido araquidónico y en ácido linoleico y por esa razón tendrá un efecto pro-inflamatorio”. Desde mi punto de vista esta es una visión muy separada de la realidad, ya que el efecto sobre la inflamación lo genera el conjunto del alimento que se ingiere.

Por todos estos motivos… es necesario aplicar el sentido común. Y llegado este punto quisiera hacer una mención especial a la importancia de la CALIDAD de la carne:
• ¿Es sano consumir carne de animales estabulados, alimentados con piensos basados en legumbre/cereal (casi siempre transgénicos) y tratados con medicamentos para evitar infecciones y estimular un desarrollo más rápido? Desde luego que NO.
• ¿Es sano consumir carne de animales criados de forma más coherente, alimentados con su alimentación fisiológica (ej. ternera con pasto o forraje) y sin tratamientos agresivos? Si esta carne la combinas con abundantes verduras, desde luego que SI.
La ternera alimentada con forraje tiene una composición nutricional muy diferente: mientras tiene un mayor contenido en omega 3, tiene una menor cantidad de omega 6. Aunque aún me parece más importante que el conjunto del alimento es más sano por la forma de vida que ha llevado el animal y la ausencia de residuos de fármacos.

Algunas conclusiones…

• No mezclemos el efecto en la salud de las “salchichas frankfurts” con la carne de calidad. Los estudios lo demuestran y el sentido común también. El problema ha sido que durante años todo estaba metido en un mismo “saco”.
• La carne ha sido un alimento importante durante nuestra evolución como homínidos. Eso sí: nunca ha sido carne procesada y además se consumían más vísceras y menos “carne”. Por lo tanto el sentido común también nos indica que el consumo debe ser moderado.
• ¡No seamos egoístas! Debemos velar por el planeta. El consumo de carne convencional tiene un impacto medioambiental alto. Mi propuesta es la siguiente: hay que reducir el consumo de carne convencional y la carne que se coma, que sea de calidad.
• ¿Con qué acompañas la carne? Deja la “carne con patatas fritas” o “carne con arroz” o “carne con pan”. Cuando comas carne acompáñala con abundantes verduras. Esta combinación evita la formación de nitrosaminas en el sistema digestivo.
• ¿Cómo cocinas la carne? No la “churrusques”. Es mejor que quede “al punto”, de esta forma evitas la formación de compuestos potencialmente cancerígenos (como los HAPs).

Todo se resume en algo muy sencillo… ¡Come alimentos de verdad!

Lucía Redondo Cuevas, Nutricionista integral y Naturópata

Bibliografía
[1] Micha R, Michas G, Mozaffarian D. Unprocessed red and processed meats and risk of coronary artery disease and type 2 diabetes–an updated review of the evidence. Curr Atheroscler Rep. 2012 Dec;14(6):515-24.
[2] Aune D, Chan DS, Vieira AR et al. Red and processed meat intake and risk of colorectal adenomas: a systematic review and meta-analysis of epidemiological studies. Cancer Causes Control. 2013 Apr;24(4):611-27.
[3] Xu X, Yu E, Gao X et al. Red and processed meat intake and risk of colorectal adenomas: a meta-analysis of observational studies. Int J Cancer. 2013 Jan 15;132(2):437-48.
[4] Chan DS, Lau R, Aune D et al. Red and processed meat and colorectal cancer incidence: meta-analysis of prospective studies. PLoS One. 2011;6(6):e20456.
[5] Alexander DD, Weed DL, Cuching CA, Lowe KA. Meta-analysis of prospective studies of red meat consumption and colorectal cancer. Eur J Cancer Prev. 2011 Jul;20(4):293-307.
[6] Larsson SC, Orsini N. Red meat and processed meat consumption and all-cause mortality: a meta-analysis. Am J Epidemiol. 2014;179(3):282-9.
[7] Bellavia A, Larsson SC, Bottai M, Wolk A, Orsini N. Differences in survival associated with processed and with nonprocessed red meat consumption. Am J Clin Nutr 2014;100(3):924-9.
[8] Puaschitz NG et al. Dietary intake of saturated fat is not associated with risk coronary events or mortality in patients with established coronary artery disease. J Nutr. 2015;145(2):299-305.

Fuente:  rogerdelauria.com

06 Oct

La Dra. Johanna Budwig y su protocolo contra el cáncer

“Tengo una respuesta contra el cáncer, pero no voy a escuchar a los médicos estadounidense. Vienen a conocer mis métodos y se quedan impresionados. Pero luego quieren hacer un trato particular para llevarlo a cabo en sus consultas y ganar un montón de dinero. Y eso sí que no voy a hacerlo, así que estoy vetada en todos los países”

johanna_budwig_reading

—– Dra. Johanna Budwig

La Dra. Johanna Budwig nos dejó en el año 2003, a los 95 años de edad. Una médico alemán que fue propuesta por seis veces para el Premio Nobel de Medicina, lo cual significa que quizás haya que tomar en consideración sus trabajos sobre la salud. Algunos dicen que fue una santa, pero otros que la conocen mejor piensan en ella como un dios. Curó de cáncer de muchos enfermos terminales, incluso de aquellos pacientes que el establishment había considerado ya intratables y les habían dado la sentencia de muerte. No sólo curó diferentes y raros casos de cáncer, sino que curó todos los tipos de cáncer, y lo hacía de una forma relativamente rápida, barata, fácilmente y de forma permanente. Utilizaba ingredientes no tóxicos que no producían efectos secundarios. Sus tratamientos reforzaban la salud de sus pacientes, y su tasa de curación fue superior al 90%, incluyendo, como decíamos antes, los casos de enfermos terminales. Los éxitos de la Dra. Budwig contrastan en gran medida con las tasas de curación del cáncer utilizando las terapias convencionales…

Las armas secretas de la Dra. Budwig contra el cáncer eran el queso quark y el aceite de semillas de lino. Rápidamente se convirtió en el enemigo numero uno de las Industrias Química y Nuclear. Ha sido tan eficaz la labor de erradicación de sus trabajos, que quizás sea la primera vez que los lectores oigan hablar del Protocolo Budwig. Sus hallazgos fueron publicados por primera vez en la década de 1950. Sin embargo, todavía siguen estando censurados en la mayoría de los países.

La Industria del Cáncer se basa en mentiras

En primer lugar, el cáncer no se trata sólo de unos tumores que aparecen. La Medicina Oficial considera, aparentemente, que se trata de la misma cosa, pero no viene al caso ahora discutir sobre este asunto. Nos limitaremos a decir que el actual sistema lo que hace es perpetuar un tratamiento para los pacientes, algo que parece entra dentro de la agenda de los responsables políticos, en lugar de curar. Un paciente muerto no es rentable, ni tampoco un paciente sano. El dinero se hace en un término medio, pacientes que están vivos, pero no tanto. Esta Industria es tan rentable que es la quinta causa de quiebra en Estados Unidos. Cualquier investigador que encontrase una cura, rápidamente tendría que buscarse otro trabajo, y a ciertos nieves, todos los saben. El cáncer es la enfermedad más rentable de la Historia Médica y la Medicina Oficial tiene la intención de que esto siga así.

El cáncer, esencialmente, es una epidemia moderna, asociada a las Industrias Alimentaria y Química, cosa que tiende a ser lo mismo. Sí existen evidencias de casos de cáncer en la Historia Antigua, pero era algo extremadamente raro, excepto en las ciudades por los casos de intoxicación por metales pesados (provocados por el hombre).

Se nos dice que es de esperar que una persona de cada tres nacidas tenga cáncer, y esta tasa está aumentando rápidamente. Es obvio que algo turbio planea en torno a esta Industria, cuando se conocen las tres causas principales que lo causan: la radiación, los tóxicos y la desnutrición. De hecho, sería la tercera causa de muerte en Estados Unidos, según el censo de mortalidad ( sin contar los errores), y los tratamientos serían responsables de la mayoría de los fallecimientos que se atribuyen al cáncer, convirtiéndose en la segunda causa de muerte. La mayor parte de los médicos no discute las estadísticas, ya que en el 96% de los casos reducen la vida de las personas y no tienen una esperanza de vida de más de cinco años. Lo que no se dice es que la mayoría de los oncólogos no se someterían a los tratamientos que ellos prescriben contra el cáncer. Aunque con buenas intenciones en busca de la curación, mantienen una Industria que genera tan pingües beneficios…

La impía Trinidad del Cáncer

Las toxinas, la radiación y la acidosis ( por productos farmacéuticos y malnutrición) se constituyen en la impía Trinidad del Cáncer. La acidosis es la etapa final de esta condición mal entendida. Un lector avispado se habrá dado cuenta de que estas cosas están también producidas por la Medicina Oficial, incluso en su supuestamente valiente lucha contra el cáncer. Cuándo se acidifica nuestro sistema corporal se debe a los factores antes mencionados y a la medicina moderna, de modo que la sangre ve reducida su capacidad de retener y transportar el oxígeno. Las personas sanas tienen en sangre unos niveles de oxígeno de entre 98 a 100, en mediciones realizadas con un oxímetro de pulso, pero los pacientes con cáncer generalmente sólo muestran un nivel en torno a 60. El oxígeno se sustituye en la sangre de los pacientes con cáncer por desechos, tales como el dióxido de carbono. La falta de oxígeno causada por la acidosis lleva a la formación de tumores, células que deben mutar para obtener su energía de los procesos de fermentación. Las células normales obtienen la energía del oxígeno de la respiración, pero las células privadas de oxígeno deben mutar para sobrevivir, con fin de realizar un tipo de fermentación directa del azúcar, que es el mecanismo de autodefensa del cuerpo. Este proceso no es tan bioquímicamente limpio como la obtención de energía a base de oxígeno, y los productos de desecho producidos en el proceso de fermentación se acumulan en los tejidos, causando efectos tóxicos aún mayores: mayor acidificación y disminución del oxígeno celular. Todo el sistema inmunitario queda debilitado por el proceso de limpieza de tanto desecho presente en la sangre, por lo que no puede hacer frente a la eliminación de las células enfermas. De este modo, las células cancerosas se multiplican rápidamente y se propagan de forma incontrolada, creando los tumores ( un síntoma), que se encuentran en las últimas etapas del proceso canceroso.

Todo lo anterior fue demostrado por el Dr. Otto Warburg, que ganó el Premio Nobel en 1931. Sus hallazgos, erradicados, por lo que seguramente la mayoría de los lectores no sepan de este gran médico, a pesar de haber ganado el Premio Nobel de Medicina en una época en la cual este premio todavía significaba algo.

warburg

El secreto para vencer el cáncer es el aliento vivificador: el oxígeno. Técnicamente no es algo tan simple, pero si casi tan sencillo. El verdadero truco consiste en conseguir que el oxígeno llegue a las células de los tejidos profundos, y conseguir con ello que las células se nutran de nuevo. El régimen de la Dra. Badwig lo que hace es estimular este proceso. La mayoría de las terapias implica un ajuste del pH corporal más allá de un pH neutro y conseguir un estado alcalino. En el estado alcalino, la sangre humana es especialmente rica en oxígeno, y este mismo oxígeno es un poderoso veneno para las células cancerígenas mutadas. El oxígeno es inofensivo para las personas que ingieren una dieta saludable rica en antioxidantes. A pesar de no tener ningún interés para la Industria del Cáncer, los protocolos alcalinizantes anticancerígenos tienen distintos grados de eficacia y merecen nuestra atención.

La Dra. Budwing encontró la forma de oxigenar a los pacientes, de una forma más rápida y eficaz que otras terapias. Sus resultados fueron superiores a los de otras terapias alternativas, mediante la utilización de una solución a base de aceite de semillas de lino y queso quark. Descubrió que las dietas “sanas” pobres en grasa formaban parte del problema. Su régimen eliminó las grasas perjudiciales y aquellos alimentos de la dieta que causaban una disminución del oxígeno celular, y los reemplazó por otros alimentos y por ácidos grasos esenciales, que salvaron muchas vidas. Junto con la dieta, hizo hincapié en los beneficios de la luz solar, las fuentes naturales de la vitamina D3, anticancerígena, y la eliminación de los problemas personales para reducir el estrés.

Sin estos ácidos grasos, las enzimas respiratorias no pueden funcionar y la persona se ahoga, incluso si está en un medio rico en oxígeno. Una deficiencia de estos ácidos grasos altamente insaturados afecta a muchas funciones vitales. En primer lugar, disminuye el suministro de oxígeno del que dispone la persona. No podemos sobrevivir sin aire y sin alimentos; no podemos sobrevivir sin los ácidos grasos. Esto ya se ha demostrado hace mucho tiempo”.

  • Dra. Johanna Budwig.

Mentiras en torno a Johanna Budwig

Mucha de la información que corre por ahí sobre el protocolo Budwig es falsa. La Dra. Budwig tuvo tanto éxito que surgieron multitud de defraudadores con sus fraudulentas terapias. Incluso hay libros que se comercializan bajo su nombre sin serlo, tales como El protocolo Budwig contra el cáncer y dieta para la prevención de la cardiopatía coronaria. Se difunden por Internet frases ridículas que nunca estuvieron en su boca ni en sus escritos. La razón por la cual escribimos el presente artículo es porque es difícil encontrar información veraz sobre el trabajo de la Dra. Budwig.

El Régimen Budwig de lucha contra el cáncer

Hay dos etapas en el Protocolo Budwig. La primera es un tratamiento natural, una mezcla que contiene altas cantidades de proteínas de azufre y aceite de semillas de lino para proporcionar omega-3 en los niveles apropiados. Se evita el aceite de pescado, porque existe un alto riesgo de impurezas, requiere de una pesada elaboración industrial y puede alterar el equilibrio de los aceites omega. Este tratamiento a base de alimentos se toma normalmente por vía oral, pero en los casos terminales, la Dra. Badwig también aplicaba el aceite de las semillas de lino en forma de enemas. La segunda etapa del protocolo Budwig consistía en una dieta especial. Los resultados más sorprendentes se observan generalmente a los 90 días, y a veces en una semana. Los pacientes deben continuar con el régimen al menos durante 6 meses, independientemente de la ausencia de síntomas.

La medicina

La Dra. Johanna Budwig recomendaba los siguientes alimentos, una vez a la semana, para aquellas personas en buen estado de salud como una forma de prevenir el cáncer. En su protocolo contra el cáncer es donde recomienda su consumo por lo menos una vez al día, aunque sea preferible hacerlos dos veces para los pacientes con cáncer. Esta terapia se denomina “Muesli de semillas de lino”, y se puede mezclar haciendo una especie de batido. El queso quark genuino no está disponible en todos los países, así que consulte nuestras recomendaciones alternativas al queso quark.

Muesli de semillas de lino

1.- Añada una cucharadita de miel y 2 cucharaditas de semillas de lino fresco en un bol. Asegúrese de utilizar sólo semillas de lino recién molidas.

2.- A continuación, añada una mezcla de frutas ecológicas ( es válido cualquier tipo de fruta de temporada: manzanas, fresas, melocotones, uvas, etc). Nunca utilice plátanos, pues la Dr. Budwig decía que los plátanos elevan muy rápidamente los niveles de azúcar en la sangre en los pacientes con cáncer.

3.- Tome 3 cucharaditas de aceite de linaza y mézclelas con 100 gramos ( unas 7 cucharadas) de queso quark. Añada 3 cucharadas de leche no homogeneizada (que forma una línea de crema en la parte superior) para hacer una mezcla más suave. Es mejor remover para conseguir una mejor mezcla. Pueden utilizarse más aceite de semillas de lino, dependiendo de los gustos personales, pero si el queso quark no absorbe completamente el aceite, entonces es que se ha utilizado más del necesario, Agregue la mezcla resultante en un recipiente.

4.- Opcionalmente se puede mejorar el sabor añadiendo vainilla o canela. La canela le ayudará a regular los niveles de azúcar en la sangre.

5.- Puede añadir frutos secos ecológicos en la parte superior. Cualquier fruto seco ecológico se puede utilizar, menos los cacahuetes, que son menos útiles.

Opcional

  • un poco de ajo

  • un poco de pimienta roja

  • un poco de champagne ( para los casos más graves ( siempre dar los dos primeros días))

Además de todo esto, la Dra. Budwig incorporaba aceite de linaza o semillas de lino recién molidas en la dieta de sus pacientes cada tres horas. A menudo les dio Linomel. Este producto sólo está disponible en Alemania, pero se trata simplemente de una combinación de semillas de lino y miel. Recomendaba 2 cucharadas de Linomel cada tres horas durante el día, además del muesli una o dos veces al día. Aquellas personas que quieran moler las semillas de lino pueden utilizar el molinillo de café para hacerlo.

Un paciente con cáncer no debería preocuparse por almacenar demasiado lino. La Dra. Budwig utilizaba regularmente las semillas de lino, pero debe andar ojo avizor del lino que se utiliza en los alimentos modernos. El lino nunca debe ser cocinado, ni tampoco guardado después de ser molido, porque sus beneficiosos aceites se enrancian enseguida. Esto significa que los alimentos que tienen lino pueden resultar perjudiciales, y por lo tanto empeorar el cáncer. Lo que no es comprensible es que las empresas vendan un ingrediente como saludable cuando no lo es.

La dieta Budwig oficial

  • EL AZÚCAR ESTÁ ABSOLUTAMENTE PROHIBIDO. Puede añadirse zumo de uva para endulzar cualquiera de los zumos recién exprimidos.

  • Evite ciertas grasas, tales como manteca de cerdo, tocino, etc.

  • No utilizar aderezos comerciales para ensaladas

  • No utilizar mayonesa comercial (bastarda, radiactiva, modificada genéticamente, maíz, canola y aceite de soja)

  • No consuma carnes a menos que sean ecológicas y consuma alimentos de este tipo

  • Nada de mantequillas, ni margarinas ni otras mantecas artificiales (la mantequilla es normalmente beneficiosa, pero interfiere en este protocolo)

  • Zumos de verduras recién exprimidas, especialmente zanahoria, apio, manzana y remolacha roja. Todos los zumos naturales son beneficiosos, sobre todo si se utilizan productos ecológicos. Endulzar sólo con miel. Una taza de té negro ante del mediodía es aconsejable.

  • Evite los edulcorantes artificiales (incluyendo el jarabe de maíz con alto contenido en fructosa)

  • Tomar tres veces al día una infusión caliente es esencial. Buenas opciones son la menta, rosa mosqueta y té de uva.

  • Una dieta completamente libre de productos químicos

  • Evite todos los alimentos procesados

  • Evite todos los refrescos.

  • Evite el agua del grifo y la embotellada y utilice productos libres de fluoruros.

  • Todos los alimentos se consumirán recién preparados. Nada de recalentar ni comer las sobras.

Sugerencias adicionales de Health Wyze

  • La mayoría de los pacientes quizás necesitarán una alternativa al queso quark, porque no dispongan de él en el lugar donde vivan. El yogur de leche no homogeneizada es una opción aceptable y se puede conseguir en las tiendas naturistas. El queso de leche de cabra es una opción aún mejor. El yogur, queso y otros productos de queso de pasta blanda son peores opciones, porque están hechos con leche homogeneizada. Tales productos deben suponerse homogeneizados a no ser que se diga en la etiqueta lo contrario. Sólo deben utilizarse tales productos en el caso de que no pueda obtener queso de cabra y yogur no homogeneizados, o sen inasequibles. Es importante complementar con vitamina C y ácido fólico si se utilizan productos lácteos homogeneizados, con el fin de proteger contra la inflamación y el daño arterial potencialmente irreversible. Los suplementos no proporcionan una protección completa contra los productos homogeneizados, pero serían muy útiles.

  • El aceite de semillas de lino que se utilice debe estar protegido del aire, el calor y la luz. Siempre se de haber obtenido por prensado en frío, y preferiblemente ecológico. Se pueden utilizar cápsulas individuales selladas.

  • Evite el aceite de pescado y otras fuentes de omega-3 que no sea el lino, a excepción del pescado al horno. Evite el pescado frito.

  • Sugerimos agua de manantial o agua filtrada a través de un filtro de agua Berkey, que incluye un filtro adicional del fluoruro.

  • Té verde con miel y jugo de limón. Una pizca de cayena también es útil.

  • No cocine con microondas.

  • Intente evitar en la medida de lo posible los productos farmacéuticos

  • Suplementos con clorofila

  • Evite los aceites hidrogenados

  • Beba la llamada bebida verde de forma regular para asegurarse una adecuada nutrición.

  • Consume dietas alcalinizantes

  • Tome generosas dosis de vitamina C al día, pero no más de 5 gramos por día, ya que dosis mayores causan estrés al riñón. Más de dos gramos también puede causar problemas en los pacientes con cáncer de hígado o riñón.

  • Evite los protectores solares, los cosméticos y las lociones tóxicas que regularmente se encuentran en las tiendas

  • Le sugerimos que por lo menos una vez al día beba un jugo de limón y piña, debido a su capacidad para mejorar rápidamente el pH del cuerpo.

  • Evite el pan blanco, el arroz blanco, el azúcar blanco, la harina blanca y cualquier cosa que este sobreprocesada o blanqueada con cloro.

  • Evite la sal de mesa y use sal de mar de alta calidad de una tienda de alimentos saludables.

  • Retrase la desintoxicación cuando una persona esté gravemente enfermedad o en situación inestable.

  • Conseguir un filtro de agua de buena calidad para el agua de ducha también es aconsejable, para eliminar el cloro.

  • No utilice agua del grifo en un vaporizador, se liberará gas de cloro.

  • Eliminar la cándida, lo que conseguirá con el protocolo Budwig.

  • Evite todas las vacunas

  • Mejor evitar ir al médico

  • Evite los productos de soja y aceite de canola

  • Use yodo vía transdérmica, pero cuidado con la povidona yodada. En caso de tomarlo en forma de pastilla, que sea en cápsulas de algas marinas rojas. No utilice ningún otro suplemento de yodo por vía oral.

  • Tome diariamente una cucharadita de aceite de coco ecológico, prensado en frío.

  • Para pacientes muy enfermos visite a un médico naturista, que le puede proporcionar terapia o incluso, si fuera necesario, peróxido de hidrógeno, de forma segura.

  • En los casos más graves, utilice vitamina B-17, pero deben evitarla los pacientes con el hígado deteriorado.

Libros de Johanna Budwig

Son tres los libros de Johanna que han sido traducidos al inglés. Otros seis libros sólo están disponibles en alemán.

  • The Oil-Protein Diet Cookbook (OL-Eiweiß-Kost) Sensei Verlag (2000)

  • El cáncer: problemas y soluciones (Krebs Das Problem und die Lösung.) Sensei Verlag (1999)

  • El aceite de linaza como una ayuda contra la artritis, el infarto de corazón, el cáncer y otras dolencias (ALS Fette wahre Hilfe gegen Arteriosklerose, Herzinfarkt, Krebs) 1972

Gran parte de esta información se ha obtenido de Lothar Hirneise, estudiante de Johanna, aunque es demasiado humilde como llamarse a si mismo aprendiz. También ha traducido sus libros al inglés. Expresamos nuestro agradecimiento a Lothar por preservar la memoria de la Dra. Johanna Budwig, por su tan importante y generosa labor.

Fuente: http://healthwyze.org/index.php/component/content/article/190-cancer-revisited-the-industry-suppressed-budwig-regimen-or-how-to-cure-cancer-with-cottage-cheese.html

02 Sep

El cáncer es una enfermedad reversible. Lo único que tenemos que hacer es revertir las tres características de la célula cancerosa

“El cáncer es una enfermedad reversible. Lo único que tenemos que hacer es revertir las tres características de la célula cancerosa: eliminar la acidez, la hipoxia y aumentar su temperatura. Cómo se consigue: fundamentalmente a través de la alimentación y el agua, con una dieta antiinflamatoria y el consumo de agua alcalina”

El doctor Alejandro Stevens, actualmente especialista en medicina biorreguladora, egresó como médico cirujano en 1982 en la Universidad de Concepción, posteriormente cursó pediatría, neurología infantil y culminó los magíster en Salud Pública y Epidemiología. Durante 14 años trabajó como neurólogo infantil en el hospital de Chillán hasta que su inquietud por ir más allá que el mero estudio de la sintomatología en la medicina alopática le llevó a adentrarse en la terapia neural, la medicina biorreguladora y la homotoxicología de la mano del doctor colombiano Arturo O´Byrne en busca de la causa y no del síntoma. Hoy día en su centro de la Ligua atiende a pacientes de todas las edades y con todo tipo de patologías, pero en especial el cáncer donde ha obtenido excelentes resultados. Es además uno de los fundadores y miembros de la Sociedad de Medicina Biorreguladora de Chile y fue de los primero en impartir sus conocimientos sobre terapia neural en Chile.

Dr-Stevens
¿Doctor, cómo se trata a un paciente de cáncer con medicina biorreguladora y cuáles son los resultados que está obteniendo?

Desde el año 2002, se conoce con exactitud lo que es la biología de las células cancerígenas. Las células en general tienen tres características: el ph, el consumo de oxígeno y la temperatura. Sabemos que la célula normal tiene un ph alcalino, o sea sobre 7.2, consume oxígeno y vive a una temperatura de más menos 37 grados. Por su parte, la célula cancerígena vive en un ambiente ácido, no consume oxígeno y vive a temperatura fría, entre 8 y 10 grados.

Por lo tanto, todo lo que nosotros hacemos desde el punto de vista biológico está enfocado en estas tres características: 1º cambiar la acidez a alcalinidad, 2º agregarle oxígeno a la célula cancerígena y 3º aumentar la temperatura a 37º.

Ahora, la clave de todo esto es la acidez, es decir todos los esfuerzos para el tratamiento del cáncer tienen que estar dirigidos a mejorar la acidez, porque ésta es la condición que tiene la célula cancerígena de sobrevivir. La MEC (la matriz extracelular), lo que anteriormente se conocía como tejido conjuntivo, juega un papel extremadamente importante en todo este proceso, ya que el cuerpo se divide entre la parte intracelular, la extracelular y vascular.

p (1)

La célula cancerígena muta para vivir en condiciones de acidez e hipoxia y vive a baja temperatura. De hecho el cáncer es reversible. En la alopatía no existe el concepto de matric, entonces no hay opción de detoxicación. A propósito del cáncer, cuando se hizo el estudio desde la OMS en función a los resultados del cáncer, se dijo que desde la medicina alopática se tenían tres formas de tratar el cáncer: por cirugía, por quimioterapia y por radioterapia. En el estudio se habló también del éxito y el fracaso de estas tres terapias: la cirugía tiene un 50% de éxito y 50% de fracaso, la quimioterapia, por su parte, tiene un 7% de éxito y un 93% de fracaso y la radioterapia un 8% de éxito y un 92% de fracaso.

¿Por qué estos resultados tan bajos?

Hoy día se sabe, que lo que hace la quimio y la radio es que aumenta la acidez y la hipoxia y disminuye la temperatura, que son las precisamente las tres condiciones que favorecen la presencia de la célula cancerosa. Lo que la radio y la quimioterapia producen es la intoxicación de matric y si la matric (MEC) se desvirtúa y no actúa como un espejo resonador nítido, sino que hay interferencias, la célula tiene que volver a mutar para sobrevivir en esa condición. Entonces hoy día, para la medicina biorreguladora, el cáncer es un mecanismo de sobrevivencia. Cuando el médico biorregulador entiende eso, entiende el cáncer.
¿Qué elementos son los que usted considera los más generadores de acidez?

Los seres humanos somos energía envuelta en piel, por lo tanto somos entes energéticos ¿Cómo se alimenta la energía? En un 70% alimentación y la mitad de eso 35% agua, 20% oxígeno y 10% luz solar. Entonces el peso, el 70% lo tiene lo que entra por boca, la mitad es alimento y la otra mitad es agua.

Si nosotros quisiéramos desarrollar políticas de mejoría de verdad de la Salud Pública, deberíamos desarrollar políticas de alimentación y de agua. Pero, ya no de la potabilización del agua, sino todo lo que el agua contrae, porque el agua trae además metales pesados. El grueso del acidez lo hace la alimentación y la ingesta de agua. El agua debería tener un ph neutro, pero en Chile no lo tiene, tiene un ph ácido. Por eso, es que nosotros estamos promulgando el uso de agua alcalina.

¿Cómo consigue mutar la acidez de la célula cancerosa?

Con respecto a la alimentación, existe el concepto introducido por el doctor Barry Sears, que se basó en un hecho que los pacientes le relataban: “doctor yo no como tanto, pero engordo”. Entonces, Sears se dedicó a contar calorías y proteínas y se dio cuenta que la persona aún comiendo menos, seguía engordando. Ahí entendió que ese no era el problema, sino que tenía que ver con el proceso inflamatorio.

Nosotros debemos consumir alimentos no inflamatorios, porque cuando los consumimos aumentamos la acidez. La clave está en descubrir cuáles son los alimentos que te inflaman. En ese punto hemos llegado a dos conocimientos fundamentales, por un lado, el 80% de la población del mundo tiene intolerancia a la leche y el 75% al gluten. Nosotros tenemos genética de hace millones de años, pero el advenimiento de la agricultura que es muy posterior desarrolló la producción de la leche que es un elemento tremendamente “acidótico” y por esa razón el cáncer continúa como mecanismo de sobrevivencia. Ese cambio de switch es el que hace la diferencia.

Por ese motivo, mi principal objetivo es descubrir cuáles son esos alimentos inflamatorios y cuáles no. Hay un análisis que desarrollamos aquí en la clínica con un equipo que se llama Lapitex, a través del cual podemos detectar metales pesados y saber de forma muy rápida cuáles son los alimentos inflamatorios y cuáles no. En un minuto evalúa 213 alimentos y en cada paciente es distinto el resultado.

Otro de los equipos que utilizamos es el oligoscan que te permite la determinación de metales pesados, mide los oligoelementos y los minerales. Hoy día el conocimiento está, pero no se explica y tampoco existen modelos de trabajo que te permitan decir que hay otra medicina que se está desarrollando y que está obteniendo resultados.

Algunos de los consejos para reducir el riesgo de cáncer es llevar una dieta antiinflamatoria, evitar leche y lácteos en general, azúcar y cambiar la sal de mesa por la sal marina, además de evitar los carbohidratos, harinas, carnes rojas y de cerdo. Y de hecho con este puro cambio alimenticio, la gente con artritis y artrosis mejoran ostensiblemente. También es extremadamente importante el uso de agua alcalina para evitar la acidez. En Japón han distribuido este tipo de agua en la red y han reducido de forma importante el porcentaje de cáncer gástrico entre la población. Además hay que introducir el concepto de drenaje, que hoy día no es está muy extendido, al menos en Chile.

p

¿Cómo llegan los pacientes de cáncer a la medicina biorreguladora?

A la medicina biorreguladora llegan pacientes que han sido desahuciados de la medicina alopática, entonces nosotros hacemos muchas cosas, pero los hilos conductores son cambiar la acidez, la hipoxia y la temperatura. Antiguamente, la tecnología señalaba que tú podías mejorar la temperatura a través de la medicina más antigua del mundo que es la moxibustión, una moxa hecha con la planta de Artemisa, que se hace en puntos de acupuntura y que consigue elevar la temperatura.

¿Cuál es su especialidad en este centro médico?

Cuando uno entra en la causalidad, uno encuentra que las causas en las enfermedades son comunes y la variable de enfermarte o no va a depender de lo que llamamos epigenética. Es decir, todos tenemos un transfondo genético pero también tenemos un ambiente y si ese ambiente codifica para una enfermedad nos enfermamos. Todos tenemos un sustrato genético, pero tú te puedes enfermar o no y no depende de la edad, sino del ambiente. Si a la enfermedad le das las condiciones se expresa la genética.Siendo pediatra, uno se empieza a introducir en la familia del niño, y empiezas a usar tu tratamiento desde el mundo alternativo, incluso uso alopatía, cuando lo necesito lo uso. Cuando te introduces en la familia como pediatra y ven que tienes resultados con los niños, empieza a llegar la abuelita, la mamá, el tío. Hoy día estamos tratando desde niños recién nacidos hasta las abuelitas de 95 años. Trato todo el espectro de edad y todas las patologías. Aquí llegan muchas patologías de las que se dicen crónicas. De hecho, descubrí que la medicina alopática lo único que consigue es cronificar la enfermedad, porque haces supresión de síntomas y cuando haces eso obligas a la enfermedad a cronificarse.

Fuente:  Soy Espiritual

07 Jul

¿Que causa el cáncer y por qué se ha mantenido en secreto?

El Dr. Otto Heinrich Warburg fue uno de los principales biólogos del siglo 20 quien dedico toda su vida a estudiar el cáncer, y en 1931, recibió el Premio Nobel por el descubrimiento de las causas básicas de cáncer.

Él descubrió que el cáncer es el resultado de una forma contraria a fisiológicos de la vidaporque el cuerpo es demasiado ácido. El nivel óptimo de pH saludable en el cuerpo es 7.365 y nada por debajo de esto se considera demasiado ácido. También descubrió que el cáncer se propaga más rápido en ambientes ácidos por los niveles elevados de ácido láctico y CO2.

Cuando el cuerpo es alcalizado más oxígeno a las células se obtienen y las células cancerosas no puede sobrevivir con el oxígeno de células llenas.

Él ha dicho, “los tejidos cancerosos son ácidos, mientras que los tejidos saludables son alcalinos. El agua se divide en iones H + y OH – , si hay un exceso de iones H +, es ácido; si hay un exceso de iones OH -, entonces es alcalino “.

Sus conexiones entre la creación de cáncer a la acidez en el cuerpo son excepcionales. “Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno – una regla sin excepción. Privar a una célula de 35% de su oxígeno durante 48 horas puede convertirse en cancerosos “.

El médico ha investigado el metabolismo de los tumores y la respiración de las células y descubrio que las células cancerosas se mantienen y prosperan en áreas ácidas. Afirmó que la causa del cáncer es la falta de oxígeno, lo que crea estados de ácidos en el cuerpo humano.

Dr. Warburg también ha descubierto que las células cancerosas son anaeróbicas, lo que significa que no respiran oxígeno y no pueden sobrevivir en la presencia de altos niveles de oxígeno.

03 Nov

Cinco hábitos saludables evitarían un cuarto de los cánceres intestinales

Realizar actividad física frecuente, vigilar el perímetro abdominal, beber alcohol con moderación, no fumar y mantener una dieta sana son las reglas de oro.

Las recomendaciones aconsejan realizar al menos 30 minutos de ejercicio al día.

Casi una cuarta parte de los casos de cáncer colorrectal podrían evitarse si las personas siguieran los consejos sobre un estilo de vida saludable en cinco aspectos, que incluyen la dieta y el ejercicio, según un estudio del Instituto de Epidemiología del Cáncer en Dinamarca que se publica en la edición digital de la revista British Medical Journal. Los investigadores descubrieron que quienes seguían las recomendaciones sobre actividad física, circunferencia de cintura, tabaquismo, alcohol y dieta podían reducir el riesgo de desarrollar cáncer intestinal hasta en un 23%.Los autores de la investigación querían estudiar el vínculo entre seguir un estilo de vida saludable y el riesgo de cáncer intestinal en personas de mediana edad y descubrir la proporción de casos del cáncer que podrían estar asociados con la falta de seguimiento de estos consejos. El estudio reunió datos de 55.487 hombres y mujeres de entre 50 y 64 años, ya que este cáncer es raro entre personas de menos de 40 años, que no habían sido diagnosticadas antes con la enfermedad. Estas personas fueron investigadas durante casi 10 años hasta 2006.

Todos los participantes rellenaron un cuestionario sobre estilo de vida que incluía cuestiones sobre factores sociales, estado de salud, factores reproductivos y hábitos así como aspectos de la frecuencia alimentaria desarrollados todos para evaluar el consumo medio durante 12 meses. Los investigadores crearon un índice de estilo de vida saludable utilizando recomendaciones de salud pública internacionales procedentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Fundación Mundial de Investigación del Cáncer y las Recomendaciones de Nutrición Nórdicas. Estas recomendaciones internacionales incluían estar físicamente activos durante al menos 30 minutos al día, no tomar más de 7 bebidas alcohólicas a la semana en el caso de mujeres y 14 en el de hombres, no fumar, tener una circunferencia de cintura menor de 88 en mujeres y 102 en hombres y consumir una dieta sana. Durante el periodo de seguimiento 678 personas fueron diagnosticadas con cáncer intestinal. Tras examinar cómo los participantes seguían estas 5 indicaciones de estilo de vida, los investigadores calcularon que si todos los participantes, salvos los más saludables, hubieran seguido incluso sólo una de las recomendaciones, hubiera sido posible evitar el 13 por ciento de los casos de cáncer. Si todos los participantes hubieran seguido las cinco recomendaciones ascendería al 23 por ciento el total de casos evitables. Los investigadores concluyen que su estudio revela la utilidad del mensaje de salud pública de que incluso pequeños cambios en el estilo de vida pueden tener un gran impacto sobre el riesgo de cáncer colorrectal.

Fuente: MalagaHoy.es